Agroecología abre surcos en Argentina

Un creciente espacio abre la agricultura orgánica dentro de Argentina,  el líder latinoamericano del sector y el segundo del mundo después de Australia, como parte de la reacción de un modelo que desilusionó a los productores y comienza a asustar a los consumidores. 

Según información ofrecida por la Comisión Interamericana de Agricultura Orgánica (CIAO), en el continente americano  hay 9,9 millones de hectáreas de producción orgánica certificada, 22 por ciento de la superficie mundial destinada a estos cultivos. De ese total, 6,8 millones están América Latina y el Caribe y de ellas, tres millones en Argentina.

Por su parte, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) de Argentina señala  que entre 2014 y 2015 la superficie orgánica cosechada creció en 10 por ciento, con cultivos de aromáticas, hortalizas, legumbres, frutales, cereales y oleaginosas.

Todas las legumbres y hortalizas tuvieron el mayor incremento (200 por ciento). En este país existen 1.100  productores orgánicos, mayoritariamente pequeñas, medianas empresas y cooperativas.

“Optar por lo orgánico fue una política de la empresa, principalmente por una visión ecológica, de largo plazo de no tirar veneno en  la chacra”, explicó Jorge Pierrestegui,  directivo de la compañía agroecológica Olivares y Viñedos San Nicolás, productora de aceitunas y aceite de oliva en unas 1.000 hectáreas en la central provincia de Córdoba.

Entre tanto, el ingeniero agrónomo Eduardo Cerdá, asesor en agroecología, diferencia esa práctica de la llamada orgánica. Nunca ha usado agroquímicos y no busca “certificar” una producción que está “concentrada en cuatro  o cinco empresas”  y que “tiene un costo para el productor”, aclaró.

En cifras, aproximadamente en 10 años aumentó de 600 a 12.555 hectáreas las áreas asesoradas. Con sus pocos miembros especializados no consiguen atender tanta demanda.

Para los años 90, una hectárea de trigo costaba 100 dólares, en el 2015 llegó a 400 dólares. Sin embargo el beneficio no se multiplico por cuatro.  Entonces, un espacio de esa envergadura producía 3 mil kilos, hoy “estaremos en 6 mil o 7 mil con suerte”, comparó.

La CIAO, por su parte, acusa todo el crecimiento agrícola orgánico en Argentina a la demanda internacional, principalmente de Europa y Estados Unidos. Sin embargo, especifica que los cultivos orgánicos representan  todavía solo 0,5 por ciento de la superficie total sembrada.

 

 

 

 

The following two tabs change content below.

Comments

comments