Alimentos que debes evitar si sufres de inflamación

Aunque no se relacionen, existen determinados alimentos que favorecen la inflamación del organismo y cuya ingesta puede acarrear problemas de salud.

La inflamación suele ser una reacción natural del cuerpo humano cuando se siente amenazado por algunos tipos de virus y bacterias que ocasionan infecciones. Luego de detectar los patógenos, se desencadena la liberación de una serie de sustancias químicas que, junto a los glóbulos blancos, inhiben su proliferación para evitar enfermedades graves.

Sin embargo, existe una amplia variedad de patologías autoinmunitarias que, incluso sin alguna amenaza en particular, ocasionan un desequilibrio en los procesos inflamatorios.

Como una consecuencia de todo esto, se producen daños en los tejidos internos, las articulaciones se vuelven más rígidas y aumenta el riesgo de crecimiento anormal de las células.

Por ejemplo, la leche, el queso y otros productos lácteos se han convertido en uno de los principales enemigos de los pacientes con trastornos de inflamación.

Se considera que por lo menos un 40% de la población mundial padece intolerancia o alergia a la lactosa, una condición que desencadena desequilibrios en el sistema digestivo.

El consumo en exceso puede verse relacionado con problemas como malestar estomacal, estreñimiento, diarrea y dificultades respiratorias.

Por su parte, la margarina contiene una alta concentración de grasas trans y aceites hidrogenados que, al llegar al organismo, ocasionan trastornos metabólicos y afecciones inflamatorias.

Esta presenta un alto contenido de calorías que puede influir de forma negativa en los pacientes con obesidad y sobrepeso.

En lo que respecta a las carnes curadas y procesadas se han convertido en una alternativa fácil y deliciosa para disfrutar de una amplia variedad de platos. El principal problema es que son ricas en sal, nitratos, nitritos y otras sustancias químicas que, aunque las conservan frescas, son potentes inflamatorios relacionados con la aparición de enfermedades autoinmunitarias.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud, se estima que más del 90% de la población ingiere una cantidad excesiva de sal, por encima de lo recomendado para la salud.

Si bien es cierto que este elemento es importante para algunas funciones del cuerpo, sus excesos están vinculados con la retención de líquidos en los tejidos, uno de los factores que influyen en la aparición de enfermedades inflamatorias.

No obstante, aunque el cuerpo está acostumbrado a consumir los elementos mencionados de forma cotidiana, lo más recomendable es que se haga de forma más balanceada para evitar futuras enfermedades.

 

The following two tabs change content below.