Argentina: Grupo de jóvenes homófobos agredieron a dos jugadores de rugby

Argentina.- Jonathan Uriel Castellari y Sebastián Sierra jugadores de rugby del Ciervos pampas Rugby Club fueron agredidos por ocho jóvenes durante la madrugada del 1° de diciembre.

Después de un festejo, los dos deportistas se detuvieron a desayunar en un Mc Donalds de la ciudad de Buenos Aires cerca de las 6:00 am, en la sucursal del 3100 de la av Córdoba.

Mientras esperaban que les entregaran su orden, un grupo de ocho jóvenes contemporáneos, en estado de embriaguez entraron al establecimiento y comenzaron a burlarse de ellos. Jonathan salió al estacionamiento a fumar para evitar una confrontación con los sujetos quienes comenzaban a subir el tono de sus comentarios.

Uno de los agresores lo siguió y aprovechando que se encontraba solo, lo abrazó alejándolo del lugar mientras los otros siete los siguieron. Comenzaron a golpearlo insultándolo, gritando improperios hasta dejarlo ensangrentado en el suelo.

Uno de los representantes de equipo de rugby explicó que Los Ciervos de Pampa Rugby Club fue fundado hace cinco años, para luchar en contra de la homofobia.

“Este violento accionar es el lamentable resultado de la discriminación que aún hoy sufrimos por ser personas LGBT y querer vivir nuestras vidas como cualquier otro ciudadano”.

“Tanto Sebastián como Jonathan recibieron golpes por parte de este grupo de violentos y Jonathan actualmente se encuentra hospitalizado en el Sanatorio Güimes, por las lesiones recibidas”.

Señaló que en un comunicado la Federación Argentina LGBT, de la que el agredido forma parte, reclamaron una pronta respuesta de las autoridades y que se haga justicia, ya que estos violentos se dieron a la fuga.

Según Gastón Llopart, abogado de la pareja, Castellari necesita intervención quirúrgica debido a que tiene una “fractura en el hueso del pómulo derecho de su rostro y corre el riesgo de perder la vista”.

Denunció que Jonathan y Sebastián tuvieron que llamar dos veces a servicios de emergencia y no llegaron al lugar, por lo que ellos mismos tuvieron que desplazarse como pudieron hasta el centro médico.

Los agresores continuaban en el sitio siguiéndolos con amenazas e insultos, hasta que por fin el personal de seguridad se encargó de echarlos, asegurando que «harían la denuncia el lunes por la mañana, cuando existan mayores precisiones de lo ocurrido».

El Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo Ciudad Autónoma de Buenos Aires confirmaron que ya han solicitado al Ministerio de Seguridad a que pida las cámaras de vigilancia del establecimiento con el objetivo de identificar a los violentos.

«De lo único que estoy convencido en este momento es que seguiré aportando mi granito de arena para que nunca más nadie tenga que vivir episodios similares», proclama Castellari en su cuenta de Facebook.