tiroteo

Argentina: Un joven murió y una niña resultó herida en tiroteo

Argentina.- Un joven de 22 años fue abaleado en medio de un tiroteo por un grupo armado en Rosario. Se encontraba compartiendo en compañía de dos amigos  en una esquina del sector.

La víctima respondía al nombre de Yair Ramos. Recibió dos impactos de bala, uno en el cráneo y otro en el tórax.

De inmediato fue llevado al hospital Roque Saenz Peña. Aquí no pudo ser atendido por los galenos de guardia. Posteriormente tuvo que ser trasladado al hospital de Emergencias Clemente Álvarez donde falleció al poco tiempo de su ingreso.

La niña recibió un disparo en la pierna derecha. Fue ingresada al Hospital de Niños Víctor Vilela, donde fue atendida. Se encuentra hospitalizada y afortunadamente fuera de peligro.

A pocos metros del lugar de los hechos se encontraban también dos adolescentes, de 17 años y  22 años  respectivamente. Estos también fueron alcanzados por las balas  recibiendo ambos un disparo en el abdomen.

Según las declaraciones de los vecinos del sector, un grupo fuertemente armado abrió fuego contra los jóvenes que allí se encontraban y luego se dieron a la fuga, dejando tras de sí el sangriento hecho que cobró la vida de un joven y dejando tres personas heridas, entre ellas una inocente niña.

Versión de los hechos del tiroteo

Asimismo se pudo conocer que quizás se trate de un ajuste de cuentas por la forma en que se desarrollaron los hechos.

Algunos habitantes de la comunidad optaron por el silencio ante el lamentable hecho. Existe un profundo miedo por cualquier represalia en contra de ellos y su familia por parte de los delincuentes.

Igualmente comentaron algunos vecinos que en la población de Rosario, se ha incrementado el tráfico y distribución de drogas entre jóvenes de corta edad. También dieron a conocer la formación de grupos armados y las denominadas “bandas”, las cuales se enfrentan con frecuencia, trayendo como consecuencia hechos lamentables como los acaecidos anteriormente.

Los vecinos aprovecharon la presencia de las autoridades para pedir más vigilancia policial en el sector para tratar de frenar la delincuencia y apostar por la paz y tranquilidad de esta comunidad. 

El caso pasó a manos del Fiscal Rafael Coria y la Policía de Investigaciones (PDI) de la Unidad Regional II de la ciudad.