Internacionales

Argentina sin vacuna contra el dengue

Argentina.- La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado el uso de la primera vacuna contra el dengue en los países donde el virus es endémico, las autoridades sanitarias en Argentina anunciaron que no usarán este nuevo medicamento porque su tasa de protección es muy baja, menor al 64 por ciento.

John Abramson, presidente del Grupo Asesor de Expertos sobre Inmunización (SAGE) de la OMS, horas después de reconocer la efectividad de la vacuna, llamada Dengvaxia y producida por la farmacéutica francesa Sanofi Pasteur, afirmó que el gobierno argentino no la utilizará en el país.

Jorge San Juan, director nacional de Epidemiología, informó que la negativa de su utilización es por su “baja protección” y en el hecho de que el paciente, para estar inmunizado “debe pasar un año, ya que para generar los anticuerpos necesarios para enfrentar la enfermedad, se deben suministrar tres dosis, una cada seis meses”.

La Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica (Anmat) todavía no aprueban la vacuna, y la Comisión Nacional de Inmunizaciones en reunión con el ministro (de Salud, Jorge Lemus), descartó su uso porque no es útil, informó San Juan en una declaraciones.

La OMS el día de ayer recomendó el uso de la vacuna contra el dengue en todos los países endémicos y que en aquellas zonas “donde haya una incidencia mayor al 50 por ciento”. Abramson garantizó su efectividad y sugirió el uso en países donde tenga una alta transmisión y brotes recurrentes de esta enfermedad.  Este medicamento será incorporado a los programas de inmunización en México, Brasil, El Salvador y Filipinas. También está en vía de aprobación en Paraguay.

El primer país que incorporó esta vacuna en los programas escolares fue Filipinas, informó el laboratorio que la desarrolló. El resto de los países donde fue aprobada “se están cumpliendo una serie de pasos para poder comercializarla, lo que ocurrirá a partir de junio de este año”, informaron los dueños de Sanofi Pasteur.

“Esperamos que sea introducida a través de los programas públicos de vacunación como herramienta adicional para controlar los brotes de dengue”, expresó Sandra Besada, directora médica de dengue para América latina del laboratorio francés.

Con respecto a su efectividad, Besada comentó que: “no existe una vacuna que cubra el ciento por ciento de sujetos”, a la vez que consideró que el dengue es la enfermedad transmitida por vectores con más incidencia actual, de manera que “poder reducir dos de cada tres casos es muy importante”. Los expertos recomendaron que la vacuna se inocule a niños de entre 9 y 11 años, dado que se comprobó que si se administra a los de menos edad puede tener algunos efectos adversos “como mayores hospitalizaciones”.

La experta comentó que la efectividad de la vacuna ha sido comprobada en niños mayores de 9 años, que su eficacia baja en niños de entre 2 y 5 años y todavía no hay resultados definitivos para saber cómo se comporta su perfil de seguridad en niños mayores de 9 años. Se debe tener en cuenta que la mayor incidencia de esta enfermedad se da entre los adolescentes,  la OMS decidió establecer la preadolescencia (entre 9 y 11) como la franja de edad más adecuada para recibir la vacuna.

“No obstante, cada país decide cuál es la estrategia de mayor impacto de acuerdo a sus características epidemiológicas”, es decir que cada nación establece a quiénes inocula la vacuna, si a toda la población o sólo en los lugares donde haya una alta incidencia, precisó la experta.

Esta vacuna fue considerada efectiva contra los cuatro serotipos del virus del dengue, pero es más eficaz en el tres y el cuatro, y los estudios afirmaron que en general tiene una eficacia del 60%, pero puede aumentar considerablemente si el paciente fue expuesto con anterioridad al virus.

Sanofi y su unidad global de vacunas, Sanofi Pasteur, consiguieron el aval de la OMS, que consideró la introducción exitosa de la inmunización contra el dengue, junto con otros esfuerzos integrales, se debe ayudar a que los países afectados logren alcanzar los objetivos de reducir la morbilidad del dengue en un 25 por ciento y la mortalidad en un 50 por ciento para el año 2020.

Los expertos están a la espera del impacto de la vacuna y la disminución de la carga de la enfermedad surja de la capacidad demostrada de prevenir 8 de cada 10 hospitalizaciones por dengue y hasta el 93% de los casos graves, incluida la fiebre hemorrágica, en aquellas personas que participaron en los estudios

En Argentina, donde no se aplicará esta vacuna, su último Boletín Epidemiológico emitido por el Ministerio de Salud indicó que tan solo en este año se detectaron 47.741 casos de dengue incluidos sospechosos, probables, confirmados y descartados; 22.940 corresponden a casos confirmados o probables distribuidos en 16 jurisdicciones del país, especialmente en el noreste, donde la circulación ya es endémica.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close