Internacionales

Asesinan a capo del narcotráfico en Colombia

Bogotá.- El narcotraficante Javier Rubiano Cantor, alias “Móvil 7”, quien era el sucesor del capo “Pijarvey”, murió este sábado durante una operación policial en el departamento de Vichada, ubicado al este del territorio colombiano, según informó la policía del país.

Se logra el abatimiento y neutralización de Móvil 7 y dos capturas de miembros de su seguridad, expresó en una rueda de prensa el general Fabio López, comandante de la operación, que calificó que este hecho es un “duro golpe a los sucesores de Pijarvey“.

“Móvil 7”, cabecilla de una banda criminal conocida como Bloque Libertadores de Vichada, es presuntamente sospechoso por “mover mensualmente hasta 3.500 millones de pesos (casi 1,2 millones de dólares) en narcotráfico, al igual que de ser el líder de todas las rutas de tráfico de cocaína hacia Venezuela y Brasil“, agrega el comunicado sobre su deceso.

Según manifestaron las fuerzas de seguridad Rubiano “era considerado como el mafioso más despiadado de los Llanos Orientales” y se encuentra “vinculado a varios procesos judiciales por desplazamiento forzado de campesinos y reclutamiento de menores“.

Antes de integrar el Bloque Libertadores de Vichada, “Móvil 7” había sido miembro de la poderosa organización paramilitar Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), que fue desarticulada con una desmovilización masiva promovida por el gobierno del expresidente Álvaro Uribe entre los años 2003 y 2006.

Los efectivos policiales llegaron a la localidad La Venturosa, donde asesinaron a “Móvil 7” mientras tenían un enfrentamiento que también dejó a dos de sus escoltas capturados. Donde la policía precisó que fue un operativo “milimétrico y silencioso” de cuatro días en la remota zona de la sabana de Vichada.

Además de los delitos sobre narcotráfico, Rubiano había sido solicitado por estar relacionado con homicidio agravado y concierto para delinquir.

“Pijarvey”, quien era su antecesor en el control de las rutas de tráfico de drogas en toda la zona, fue abatido durante una operación por la policía colombiano en septiembre de 2015.

Los cuerpos policiales de Colombia han estado embarcados desde hace varios meses en una fuerte ofensiva contra las bandas criminales de toda la nación, que los expertos consideran el principal reto de seguridad en un escenario de pos-conflicto con las guerrillas FARC y ELN, con las que el gobierno del presidente Juan Manuel Santos busca poner fin a más de 50 años de conflicto armado.

Gerardo Romero

Venezolano | Periodista |Estudiante de comunicación social de la Universidad Católica Santa Rosa

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close