Aumentó índice de obesidad en Uruguay

Uruguay.- Pese a que en muchas maneras las personas han optado por estilos de vida más saludables, e inclusive en Uruguay las cifras indican que se ha incrementado la realización de actividad física, la obesidad fue la excepción a la regla, pues según los datos de la Organización Mundial de la Salud, se han triplicado las cifras durante los últimos años.

Partiendo de este contexto, tanto en Uruguay como en el resto del mundo se han desarrollado políticas públicas que buscan reducir esa tendencia, y que abarcan desde la ampliación de impuestos hasta la rotulación de los alimentos. Pero, ¿qué consecuencia efectiva producen para que las personas modifiquen sus hábitos y bajen de peso?

Según el investigador y especialista perteneciente a la Universidad de Cornell, Estados Unidos, John Cawley, en general los efectos de esos ejercicios han sido nulos o bajos. La razón principal es debido a que existe una sola causa que pueda exponer el aumento que ha tenido esa circunstancia durante las últimas décadas ni tampoco una fórmula mágica para combatirla.

Según reseñó el portal de El Observador, en el marco de la conferencia Políticas Públicas sobre Obesidad, experiencias y valoración del impacto, organizada en las instalaciones de la Universidad de Montevideo y en la que igualmente disertaron especialistas de la Universidad de la República y del Ministerio de Salud Pública, el investigador manifestó que son muchos los elementos económicos que pueden poseer incidencia en el sobrepeso y en la obesidad, aunque “no existe una causa dominante”.

De esa manera,  el especialista dio a conocer,  que diversas investigaciones económicas no encontraron un efecto significativo en la depreciación del peso al aplicar políticas públicas de incentivos bancarios, de incremento de impuestos a los productos con alto valor calórico, ni cuando se identifican los valores nutricionales en las etiquetas de los productos.

obesidad

Índice de obesidad e incentivos a niños

Al mismo tiempo, resulta incierto también el efecto que posee dar incentivos a los niños para que prefieran u opten por meriendas saludables; y hay poca evidencia de que avivar la actividad física tenga peso en la disminución de la obesidad, afirmó el especialista.

Según declaró, esto conseguiría deberse a que las personas toman disposiciones de manera racional, de acuerdo con lo que reflexionan los beneficia o hace felices; y a que es dificultoso cambiar hábitos asentados en la población.