Bacterias de la Estación Espacial resultaron parecidas a las de la Tierra

Las bacterias que residen la Estación Espacial Internacional (EEI) son muy parecidas a las existentes en la Tierra, según una investigación dada a conocer por la revista científica Peerj.

A esta conclusión llegaron biólogos y especialistas pertenecientes a la Universidad de California en Davis (Estados Unidos) después de analizar cerca de quince muestras de la Estación Espacial Internacional y compararlas con las de otros dos estudios anteriores sobre bacterias en los hogares y en el cuerpo humano.

“El microbioma en las superficies de la Estación Espacial Internacional se parece mucho a las superficies de sus habitantes, lo que no resulta sorprendente, dado que son la fuente primordial”, dijo la investigadora Jenna Lang, que encabezó el estudio de la Universidad de California.

Según reseñó el portal EFE, uno de sus especialistas, David Coil, manifestó que “los microbios dentro de la estación proceden de las personas en la EEI y de los suministros que se les envían”, debido a que “se encuentra completamente cerrada” en todo el espacio.

“Nos encontramos rodeados de microbios en su mayoría inofensivos en la Tierra, y vemos una comunidad microbiana en líneas generales análogas en la EEI”, atestiguó.

Lang, por su parte, recalcó que estas bacterias halladas resultan bastante diversas o diferentes, lo que indica que es sana.

espacial

Hábitat no enfermo

Por otro lado, microbiólogos pertenecientes a la Universidad de California Davis valoraron muestras tomadas de astronautas en el complejo orbital y las cotejaron con muestras de hogares en la Tierra. Los investigadores han detallado las bacterias encontradas en quince ubicaciones.

Lang ha distinguido que este hallazgo resultó más relevante de lo que parecía en un inicio: El microbioma en las superficies de la Estación Espacial Internacional se parece mucho a las superficies de sus habitantes, lo que no resulta  sorprendente, dado que son la fuente principal.

Del mismo modo la especialista agregó que les complace observar que la diversidad era bastante alta, lo que muestra que no se parecía a una comunidad microbiana ‘enferma’.