Bahtiar Duysak, el alemán que silenció a Trump en Twitter

Una contagiosa emoción se esparció entre los usuarios de Twitter cuando leyeron un mensaje insólito: “Lo sentimos, pero esta página ya no existe”, se podía ver en la dirección de Twitter correspondiente a la cuenta de Donald Trump, el iracundo mandatario de Estados Unidos que cuenta con más de 40 millones de seguidores.

El apagón de la cuenta de Trump duró 11 eternos minutos, desató una ola de solidaridad con la persona que había eliminado la cuenta y provocó un ataque de rabia en el seno de la Casa Blanca. “Mi cuenta fue descartada por un empleado deshonesto durante 11 minutos”, escribió el republicano, cuando el problema fue resuelto.

Muy aparte de la alegría que provocó el cierre momentáneo de la cuenta de Trump, una interrogante también global irrumpió en la red y también en las escrituras de la prensa internacional.

El increíble silencio de Trump en Twitter

¿Quién era el responsable de que la cuenta del hombre más poderoso del mundo fuera silenciada durante 11 minutos? Twitter, en un gesto de transparencia, rápidamente anunció que había sido un accidente y que el responsable era un empresario que había cometido el error en su último día de trabajo.

 

La narración del accidente podría haber llegado ese mismo día a su fin, pero la curiosidad no conoce fronteras y varios sabuesos de la información se pusieron en marcha para indagar sobre la identidad del misterioso contratista y también para encontrar respuestas a dos interrogantes cruciales. ¿Si fue un accidente cómo pudo suceder y, si fue intencional cómo pudo suceder?

La búsqueda del misterioso contratista, que fue celebrado como un héroe por los usuarios de Twitter y que fue postulado para ser nombrado el “hombre del año” por la revista Time y para el Premio Nobel de la Paz, llegó a su fin el miércoles, cuando el portal de información tecnológica TechCrunch publicó un vídeo con el autor del apagón: Bahtiyar Duysak, un ciudadano alemán con raíces turcas de 20 años.

Si hablamos de los elogios que recibió dentro de la red, el joven admite que todavía no ha logrado asimilar todo lo que ha incurrido sobre su persona y también sobre su acción.

“Hay posiblemente millones de personas que estarían dispuestas a hacer algo en su contra (Trump) si tuvieran la posibilidad de hacerlo. Pero en mi caso, solo fue algo realizado por error”.