Bonomi: “Al finalizar esta presidencia habrán menos robos en Uruguay”

Uruguay.- La administración de Uruguay afirmó el día de ayer que la responsabilidad de conseguir descender el número de arrebatos y robos al finiquitar su mandato se efectuará. “Nos encontramos asegurando que en este Gobierno, por vez primera desde el regreso democrático, asumiremos al final del ciclo menos hurtos que cuando iniciamos”, expresó ayer el titular de la cartera de Interior de Uruguay, Eduardo Bonomi, durante la interpelación cometida por el congresista del partido colorado, Pedro Bordaberry.

En este sentido, Bonomi ofreció datos del acrecentamiento del número de rapiñas en los últimos veintiséis años y recalcó que ningún régimen tras la dictadura consiguió reducir este delito. Existieron ciertos años en que el número cayó en forma circunstancial por medidas precisas, señaló. Pero al finiquitar el período, el dígito fue siempre preferente, subrayó.

Según Bonomi, esta vez el escenario es desigual y el desplome es “estructural” debido a que reconoce a estrategias de gobierno en el compromiso policial, en específico al nuevo procedimiento de patrullaje.

Elinnovador Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO) –puesto en desarrollo en el mes e abril en diferentes zonas- asienta a gozar de más policías con asignación completa cumpliendo tareas de patrullaje, que van registrando los terrenos según las infracciones que se van originando. El sistema contiene mil policías.

“El desafío es ahondar el modelo, propagarlo”, recalcó el ministro, quien matizó que con el nuevo sistema “se emprendieron a descender de forma global las rapiñas”. “Debemos consentir que el estreno de un descenso es señal de un cambio revelador”, imprimió el jerarca. En la operación electoral del año 2014, el presente mandatario Tabaré Vázquez se comprometió a bajar treinta por ciento las rapiñas en su curso de gobierno.

Los resultados PADO

El ministro acentuó que desde la apertura del año hasta el pasado lunes veinticuatro de octubre, las rapiñas habían disminuido este año cerca de cuarto por ciento. En la capital, donde se controla la mayoría -ocho de cada diez-, el derrumbe fue de cinco por ciento.

Pero esas cifras “auspiciosos” resultan más significativas si se tiene en cuenta desde que se puso en desarrollo el PADO en el pasado mes de abril, añadió.

 

The following two tabs change content below.

Comments

comments