Brasil: Terratenientes amenazaron renacimiento nativo

Brasil.- Representantes y líderes de los pueblos nativos de la República de Brasil, que cada año se reúnen durante el mes de abril en el Campamento Tierra Libre, en la Explanada de los Ministerios de la ciudad de Brasilia, se manifestaron de forma explícita contra los congresistas y terratenientes “que atentan contra sus derechos” de circunscripción de tierra, salud y educación.

Según reseñó el portal La Rebelión, el ataque que lesionó a tiros y machetazos a cerca de diez nativos de la comunidad Gamela, ubicada al oriente del estado de Maranhão, colocó los focos sobre la agravación de las amenazas al renacimiento y la supervivencia de los pueblos originarios en las tierras ancestrales de la República de Brasil.

Decenas de individuos armados arremetieron el pasado 30 de abril contra las comunidades originarias que moraban en una hacienda en el municipio de Viana. Dichos nativos reclaman sus tierras como un lugar que les pertenece, donde vivían sus ancestros. A dos heridos casi les amputan las manos con profundos cortes.

Resultado de imagen para nativos de brasil

La ofensiva unilateral rememora los asesinatos que aniquilaron la población originaria de la República de Brasil durante cinco siglos, pero es únicamente la parte más feroz de una agresión que extienden en múltiples frentes los hacendados y terratenientes, los cuales consideran excesivas las tierras consignadas a los nativos. “Es el peor instante de la política nativa desde la dictadura militar (1964-1985)”, valoró Marcio Santilli, socio fundador y representante no gubernamental del Instituto Socio Ambiental (ISA) y ex dirigente (1995-1996) de la Fundación Nacional del Nativo (Funai), el establecimiento estatal de defensa de los derechos de esa población.

La administración central del presidente Michel Temer, en el cargo desde el pasado mes de mayo del año 2016, se encuentra suscitando un “retroceso sin antecedentes en todo el sistema de resguardo ambiental, de poblaciones originarias y de los trabajadores del campo”, manifestaron el Instituto Socio Ambiental y otras 59 organizaciones no gubernamentales en una “misiva pública” popularizada el pasado nueve de mayo.

La ofensiva percibe el recorte este año de 55% del presupuesto de la Fundación Nacional del Nativo, el traspaso de su jefatura a un general de Ejército, Franklimberg de Freitas, y nuevas estrategias legislativas que buscan abolir el derecho nativo a “tierras tradicionalmente ocupadas”, reconocido en la Constitución brasileña.