Travel

Cambio climático amenaza el turismo en Australia

Australia.- Los efectos del cambio climático se hacen sentir en todo el planeta. En Australia particularmente, el turismo está amenazado por la extinción de sus maravillas naturales.

El monte Ulurú, ubicado en una región considerada sagrada por las etnias nativas, podría desaparecer. Igual destino tendría la gran barrera de coral y las playas de arenas blancas de Australia.

Además, las estaciones de esquí podrían perder su atractivo natural. ¿El motivo? el aumento de las temperaturas y las variaciones extremas de las estaciones. 

Para el Consejo del Clima, una instancia independiente integrada por expertos, la situación es de extrema gravedad. Sus integrantes indicaron que las olas de calor, el aumento de las temperaturas y del nivel del mar, producen inundaciones en el litoral. Además son los causantes del blanqueo de corales.

“El cambio climático está provocando que uno de los sectores más valiosos y de crecimiento rápido esté amenazado”, indicó Hughes

La gran barrera de coral sufrió en los últimos dos años la muerte de millones de estos organismos. Los corales son esenciales para mantener la estabilidad de la biodiversidad marina.

Según Lesley Hughes, ecóloga, “los turistas cruzan el planeta para ver las extraordinarias maravillas naturales de Australia. Pero estas están en la línea de fuego climática por el empeoramiento de los episodios meteorológicos extremos y el aumento del nivel del mar“.

Regiones populares entre los turistas, como Sidney y Melbourne, pueden terminar convirtiéndose en playas desiertas. Las temperaturas en estos lugares podrían alcanzar los 50 grados.

 

Otras ciudades, como Hobart, Cairns, Darwin o Adelaida, se verían afectadas por inundaciones. Se calcula que la subida del nivel del mar podría alcanzar los 50 metros.

Por otra parte, el desierto rojo australiano, tendrá temperaturas de más de 35 grados durante más de cien días en el año 2030. Allí se ubica el monte Ulurú. Otro lugar frecuentado por los viajeros, el parque Kakadú, perderá sus humedales de agua dulce por la crecida del mar.

El crecimiento del turismo podría detenerse

Para el año 2016, más de ocho millones de personas visitaron estas maravillas naturales. Los viajeros generaron más de 31.000 millones de dólares en ganancias. También proveyeron empleo a cerca de 580.000 personas.

“El cambio climático está provocando que unos de los sectores más valiosos y de crecimiento rápido esté amenazado”, indicó Hughes.

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close