Salud

Canadá y el suicidio asistido

Canadá.- Presentaron ante el Parlamento un proyecto de ley que pudiera permitir el suicidio asistido, ley que solo será aplicable a los ciudadanos canadienses y residentes del país. Esto es para evitar que un extranjera pueda viajar a Canadá para cumplir su deseo de morir, lo que denominan un ‘turismo suicida’.

Canadá ha presentado un proyecto de ley que pudiera permitir un suicidio asistido. El proyecto aún no ha sido aprobado por el Parlamento del país. Explican que esta ley podrá beneficiar nada más que a los nativos de Canadá y a residentes. Con esta medida buscan evitar el ‘turismo suicida’, es decir, ningún extranjero podrá llegar al país y cumplir con el deseo de morir.

Representantes del gobierno explicaron que las personas que pueden aprovechar esta ley son aquellas personas que están habilitadas para recibir servicios de la salud pública.

La ley es una opción “para los adultos que padecen sufrimientos intolerables y para los cuales la muerte es razonablemente previsible”. La persona que desee el suicidio asistido deberá ser mentalmente saludable, mayor de 18 años de edad, sufrir una enfermedad muy grave e incurable y en estado de deterioro irreversible de sus capacidades.

El año pasado la Corte Suprema derogó leyes que prohíben a los médicos ayudar a una persona a morir, pero dejó el fallo en suspenso a la espera de una nueva ley. El proyecto aún requiere la aprobación parlamentaria, la cual es previsible, dado que el gobierno liberal del primer ministro Justin Trudeau tiene la mayoría.

El suicidio asistido es legal en Suiza, Alemania, Albania, Colombia, Japón y los estados norteamericanos de Washington, Oregón, Vermont, New México y Montana. California aprobó también una ley que se espera entre en vigencia este año y que permitirá a pacientes con enfermedades terminales, que puedan demostrar residencia en el estado, poner fin a sus vidas.

Las leyes en Alemania y Suiza se aplican a ciudadanos y extranjeros por igual. Por su parte, Holanda, Bélgica y Luxemburgo permiten a médicos, bajo condiciones estrictas, asistir en la muerte de pacientes cuyas condiciones se consideran irreparables y que sufren dolor extremo.

El año pasado, la Corte Suprema de Canadá dijo que prohibir esa opción privaba a personas en estado terminal de su dignidad y autonomía. Había sido ilegal en Canadá aconsejar, ayudar o facilitar un suicidio, un delito penalizado con hasta 14 años de prisión.

Quebec aprobó el año pasado una ley basada en el fallo de la corte, y jueces en otras partes del país han permitido a pacientes individuales optar por el suicidio asistido.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close