Entretenimiento

Carolina Herrera decidió retirarse de las pasarelas por su familia

A los 79 años, Carolina Herrera desea dedicarle más tiempo a su familia

Después de 37 años dentro del mundo de la moda con 72 desfiles, la venezolana Carolina Herrera dijo “adiós” el pasado lunes como directora creativa de la firma que creó en 1981 pero no se retira del todo del mundo de la moda, ya que seguirá siendo embajadora internacional de su marca.

Con 79 años, Carolina Herrera desea dedicarle más tiempo a su gran familia. De su primer matrimonio tiene dos hijas, Mercedes y Ana Luisa, y del segundo, con Reinaldo Herrera, otras dos, Carolina y Patricia. Y ya tiene 12 nietos y 6 bisnietos, a los que desea dedicarle tiempo de calidad.

Pero su entrega familiar no la alejará del todo de seguir ocupándose de su casa de modas, donde se encargará un cargo fundado a su medida, el de embajadora de la marca.

Wes Gordon, de 31 años de edad, quien exhibió sus diseños en Nueva York entre los años 2010 y 2016 respectivamente. Y que en el último año se ha desempeñado como consultor creativo para Carolina Herrera, es “el adecuado para este puesto”, manifestó la diseñadora.

“Estoy encantada con la evolución de la compañía en estos 37 años. Nuestro éxito ha sido tremendo y un verdadero sueño. Todavía hay muchas oportunidades y espero seguir representando a la casa y a nuestros proyectos en todo el mundo”, aseveró Herrera a través del comunicado.

Carolina Herrera aclaró: “¡No me estoy retirando! Estoy avanzando”

El día de ayer se hizo efectiva esta decisión que en ningún caso supone una renuncia, como se encargó de destacar la diseñadora en una entrevista a The New York Times, la única que ha dado hasta el momento. “¡No me estoy retirando! Estoy avanzando”, recalcó.

Y a pesar de no ser retirada, sí es un punto y aparte en la historia de esta venezolana que no incursionó en el diseño hasta después de los 40 años, una edad tardía que no le impidió alcanzar el Olimpo de los diseñadores más venerados del mundo de la moda.

Lo hizo respetando el estilo clásico y depurado que desde el primer instante irradió el gusto de la clase alta neoyorquina en la que la venezolana se desempeñó con una gran facilidad cuando llegó a la ciudad en 1980.

Carolina Herrera y su vida de pasarela

Su primera colección la exhibió en el Metropolitan Club de Nueva York y su éxito fue tan intenso que pronto comenzó a vestir a personalidades como Elisabeth de Yugoslavia, Ivana Trump, Kathleen Turner y Nancy Reagan.

Aun así, su embajadora emblemática  fue Jacqueline Kennedy Onassis, a quien vistió durante aproximadamente doce años. Inclusive se encargó de realizar en 1986 el traje de boda de su hija, Caroline Kennedy.

Igualmente vistió a lo largo de los años a varias de las primeras damas de Estados Unidos, como Laura Bush, Michelle Obama y Melania Trump.

Porque el estilo de su trabajo ha sido siempre una sutil y discreta elegancia con un corte perfecto, pero no limita los detalles de lujo, algo muy del gusto de estas damas consortes de la política o de actrices como Renée Zelwegger, que tienden a acudir a los Óscar con vestidos de la casa.

Todas se han deleitado de la máxima de Carolina Herrera: “Tengo una responsabilidad con la mujer de hoy. Hacer que se sienta con confianza, moderna y, sobre todo, hermosa”.

Sin embargo, Carolina Herrera supera las cifras y las modas. Como lo resume a la perfección Anna Wintour: “Tiene un estilo constante. O bien se tropezó con el elixir de la eterna elegancia o es una maestra en el arte de variar sutilmente un tema ganador”.

Los últimos diseños figuraron ayer en la Fashion Week neoyorquina. Y los presentaron  rodeada por su esposo y sus cuatro hijas, además de por rostros emblemáticos de su firma, como Bianca Jagger, que estuvo en el primer desfile y estará en el último. 

Kreisly Bednarczyk

Licenciada en Educación Inicial. Experiencia en redacción de medios digitales en portales como La Mega de Toronto (Canadá).

Artículos relacionados

Close