Internacionales

Comicios en El Cairo se desarrollan sin mucho entusiasmo

Parecieran rendir culto electoral a la personalidad sin rival

Ratificar en el poder al presidente Al Sisi. Tal parece que esa es la premisa ante la indiferencia de los egipcios al acudir a las urnas electorales.

El panorama que se percibía este lunes era la monotonía del día a día en las calles de El Cairo. Los egipcios han votado entre muchos sobresaltos en siete años de revolución.

Entre uno y otro episodio, en esta oportunidad se muestran decepcionados del acto electoral.

Lo cierto es que hoy y mañana experimentan un maratónico plebiscito para ratificar en el poder al presidente Abdelfatá Al Sisi. Lo que deja ver que estos comicios en El Cairo se desarrollan sin mucho entusiasmo.

Las calles de la capital se han convertido en un escenario norcoreano en el que se rinde culto a la personalidad de Al Sisi con carteles y folletos a favor del actual presidente.

Los cairotas vagan camino de sus quehaceres con indiferencia a las urnas. Uno que otro pequeño grupo de partidarios del jefe del Estado se pasea con banderas nacionales.

En algunos colegios, se veía uno que otro hombre mayor, llegan graneaditos a las urnas. Solo algunos jóvenes son los que se dejan ver en los centros electorales para cumplir con su deber.

Hasta este lunes, la fanfarria de la campaña con cantos patrióticos solo había alcanzado atraer al 11% de los electores.

De los 6658 censados en uno de los colegios, habían acudido 740 personas cerca de las cinco de la tarde.

Victoria anticipada

Pese a este panorama de baja afluencia a las urnas, siendo la primera de tres jornadas de votaciones consecutivas, Al Sisi revalidará previsiblemente la marca del 97% de los sufragios que le catapultó al primer mandato.

Por su parte, el actual mandatario, que votó a primeras horas de la mañana de ayer, dijo que la participación es alta en El Cairo, Alejandría y en el Sinaí.

Entre tanto, grupos opositores han llamado a boicotear lo que denominan “farsa electoral”.

Se pudo conocer que varios colegios electorales son custodiados por soldados armados con fusiles de asalto.

Artículos relacionados

Close