Pueblos Originarios

¿Cómo son las identidades nativas en ambos lados de la frontera México-Guatemala?

México.- Hace más de cien años, el 27 de septiembre del año 1882, fue rubricado el Tratado de Límites entre el territorio de los Estados Unidos Mexicanos y la República de Guatemala, luego de un extenso conflicto por precisar las fronteras entre ambas naciones. Pero esta trinchera divisoria, especialmente la que fracciona el estado centroamericano con la jurisdicción de Chiapas, no únicamente ha separado dos países que históricamente han conservado lazos delgados, aunque no ausentes de conflicto, también desmembró culturas e identidades originarias.

Tal y como lo reseñó el portal web de la Agencia de Noticias Conacyt, la catedrática investigadora del Centro de Averiguaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) Rosalva Aída Hernández Castillo ha examinado por más de treinta años los métodos históricos de fisiología de las identidades nativas en ambos lados de la frontera sur, específicamente en los municipios contiguos del estado de Chiapas.

El CIESAS es una corporación pública descentralizada instaurada en el año 1973 y adscrita al Procedimiento de Centros Públicos de Investigación de la Delegación Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), como componente del Subsistema de Saberes Sociales.

La profunda pesquisa de Hernández Castillo se evidencia en el libro “Sur Profundo: Coincidencias nativas en la frontera Chiapas-Guatemala”, impreso de forma reciente por el CIESAS y la Comisión Nacional de Desarrollo de las Comunidades Nativas (CDI).

Para la científica, la delineación de la raya fronteriza dividió desde finales del siglo XIX los departamentos de numerosas poblaciones, como el mochó, el q’anjob’al, el chuj, el quiché, el jakalteko, el kaqchikel y el mam; los cuales observaron sus tierras ancestrales seccionadas por una frontera, la generalidad de las veces ficticia e invisible. Dichos pueblos tienen el mayor número de representantes y de territorios sagrados del lado guatemalteco, pero los movimientos migratorios estacionales y el trabajo temporal en las fincas cafetaleras del lado mexicano generaron una dinámica migratoria muy agitada.

México-Guatemala, una frontera, variadas identificaciones

La antropóloga comentó en una audiencia para la Agencia Informativa Conacyt: “Mi exploración se ha circunscrito a cuatro regiones, una de ellas es el Soconusco, de las más productivas del estado y de la nación, en donde la economía de plantación, sobre todo de los rubros café y caña de azúcar, y más últimamente plátano y palma africana, ha sido comprobadamente una atadura muy estrecha y esencial para la constitución de las identidades de los pueblos nativos”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close