jesuita

Comunidad nativa presenció juicio por el asesinato de jesuita Vicente Cañas en Brasil

Integrantes de comunidades nativas de Brasil estuvieron presentes en el primer día del juicio de uno de los acusados por el asesinato, hace 30 años, del misionero jesuita español Vicente Cañas, firme defensor de las tierras de los pueblos ancestrales de ese país.

En un tribunal de Cuiabá, capital del estado amazónico de Mato Grosso se llevó a cabo el proceso judicial a Ronaldo Antonio Osmar, comisario de Policía Civil jubilado, quien es el único de los seis acusados por este caso que aún vive tres décadas después del crimen.

Un comisario acusado

Osmar es acusado de haber sido el intermediario entre los hacendados que ordenaron el asesinato del jesuita y quienes ejecutaron el crimen. En un proceso judicial realizado en 2006 ya fue exculpado por falta de pruebas.

jesuita

Ronaldo Osmar es el único acusado que aún vive

 

En la audiencia de este miércoles estuvieron presentes varios jesuitas, familiares y amigos de Cañas, así como varios miembros de tribus indígenas, como los Enawenê-Nawê, con quienes Cañas se unió en la defensa de sus tierras ancestrales.

Los asistentes realizaron rituales indígenas y oraciones católicas. Además un grupo de manifestantes mostró fotos y objetos personales de Cañas frente al tribunal.

La historia del jesuita

En enero de 1966, llegó Cañas como misionero a Brasil,  y recorrió diferentes comunidades indígenas hasta establecerse en una aldea de los Enawene-Nawe.

Grandes hacendados interesados en aumentar sus tierras de cultivo en el estado amazónico de Mato Grosso, oeste de Brasil y fronterizo con Bolivia veían al jesuita como una amenaza para sus intereses. Cañas defendía la creación de una reserva para esta comunidad indígena.

jesuita

El misionero español vivía como un nativo más

Después de diez años viviendo con los Enawene-Nawe  fue asesinado violentamente a sus 46 años, presuntamente por orden de algunos hacendados. Su cuerpo fue encontrado apuñalado, con el cráneo fracturado y los órganos genitales arrancados.

En el primer juicio,  tres indios  dijeron haber escuchado a otros hablar de un complot contra Caña, Sin embargo el jurado consideró que estas pruebas no eran suficientes y absolvió a Osmar y  a José Vicente da Silva, acusado de ser uno de los autores materiales del hecho.

Este miércoles se inició un nuevo juicio contra Osmar por este caso debido a que la defensa apeló aquella decisión por considerar que no se tomaron en cuenta todas las pruebas.