Con drama ruso arrancó la competición en Cannes

La película “Loveless” del ruso Andrei Zvyaguintsev, un drama que denuncia una Rusia deshumanizad,  fue la encargada este jueves de abrir la competición del Festival de Cannes.

Este director ruso vuelve a la Croisette con “Loveless” (“Nelyubov”), su quinto largometraje, donde sigue profundizando sobre la situación en su país, que él describe hundido en el individualismo y la hipocresía, sin valores ni sentimientos.

“No me puedo imaginar hacer algo que no me conmueva. Lo que quiero tratar son los problemas, creo que son importantes”, declaró en rueda de prensa Zvyaguintsev, quien además dijo que se inspiró en una historia real para escribir el guión.

Para plasmar esta Rusia deshumanizada, el cineasta utilizó esta vez un desgarrador retrato de una familia rota.

Escenas del Filme Loveless

Zhenya y Boris resultan ser una pareja de clase media moscovita que, tras años de matrimonio, no se soporta más y decide separarse. Ambos tienen ya un nuevo proyecto vital, él con una joven embarazada y ella con un hombre acomodado. Aún habitan bajo el mismo techo y, lo más importante, tienen que ver qué hacen con su hijo Aliocha, de 12 años, que ven como un lastre para su futuro.

Inmerso en un ambiente exterminador, el niño es testigo de las diversas discusiones y al final, tras un violento enfrentamiento, acaba fugándose. Sus representantes se ven entonces confrontados a su búsqueda. Los cuerpos de seguridad, sin suficientes medios, poco pueden hacer y es una asociación de voluntarios dedicada a buscar personas desaparecidas es la que toma el relevo.

El destacado director ruso llegó a Cannes precedido por el éxito de “Leviatán” (2014), una crítica mordaz a la corrupción del sistema político ruso, que obtuvo en la muestra francesa el premio al mejor guión. Tres años antes, se alzó con el premio especial del jurado en Una Cierta Mirada por “Elena”. Este año podría llevarse la Palma de Oro.

Otra de las películas que se mantiene en alto por el máximo galardón que se presentó este jueves fue “Wonderstruck”, del estadounidense Todd Haynes.

Basada principalmente en el libro  infantil homónimo de Brian Selznick, el filme narra de forma intercalada la historia de dos niños sordos que parten solos a Nueva York en busca de uno de sus progenitores, en dos momentos distintos, 1927 y 1977.

The following two tabs change content below.