Conoce “La Casa del Eterno Retorno” de George R.R. Martin

A medio camino entre una atracción de Disney y una sala de juegos psicodélica, está “La Casa del Eterno Retorno”, un lugar que podría ser obra de Salvador Dalí si se le hubiera pedido concebir un programa televisivo de concurso. 

“El arte interactivo, extremadamente interactivo”, detalló Vince Kadlubek, cofundador y director general de Meow Wolf, el grupo artístico detrás del proyecto.

Resultado de imagen para La Casa del Eterno Retorno

De casi 2.000 metros cuadrados, la atracción localizada en los suburbios de Santa Fe, suroeste de Estados Unidos, fue fundada por el escritor y creador de “Juegos de Tronos”, George R.R Martín, como parte de una inversión de varios millones de dólares destinada a impulsar el turismo a esa parte de Nuevo México.

Santa Fe, donde confluyen la cultura indígena de la etnia pueblo e hispana, conocida por su comunidad de artistas -Georgia O’Keefe vivió allí al final de su vida- envejeció en las últimas décadas. La edad promedio se calcula en 42 años y medio, casi tres años más que en el 2000 y cinco más que el promedio nacional.

Una residente de 50 años dijo a la agencia de noticias AFP estar cansada de ser siempre la más joven cuando la invitan a una fiesta.

Los trabajadores sociales atribuyen el éxodo de las población juvenil a la falta de viviendas con alquileres asequibles, o de trabajos no relacionados con el turismo. “El turismo también empezó a sufrir porque los nuevos turistas -los cuarentañeros, la Generación X- no querían venir hasta Santa Fe”, confesó Kadlubek.

Obra surrealista 

Para él, la Casa del Eterno Retorno llegó en el “preciso momento y en el lugar justo”; el escritor R.R. Martín se ha involucrado cada vez más con la ciudad donde reside desde hace casi 40 años, al tiempo que la serie de HBO “Games of Thrones”, adaptación de sus novelas fantásticas, ha ido ganando éxito.

Los visitantes entran en lo que parece una casa de dos pisos en cuarentena -ubicada supuestamente en Mendocino, California- pero rápidamente se dan cuenta de que las apariencias engañan.

La instalación interactiva se basa en la misteriosa historia de los Steligs, una familia de ficción que habría vivido y desaparecido de la casa luego de una fisura espacio-temporal.