Conozca las nuevas células fotovoltaicas

El más grande banco flotante de células solares fotovoltaicas que mide 1 hectárea y contiene 10 sistemas solares diferentes, costó 11 millones de dólares y se puso a prueba sobre el embalse de Tengeh en Tuas, Singapur.

Se ha dado a conocer  que la sostenibilidad no es una alternativa, sino una necesidad y que este emprendimiento se orienta a apoyar el desarrollo de este tipo de energía renovable ampliando sus oportunidades de crecimiento.

Los diez sistemas solares flotantes presentan diferencias entre ellos, pero con este experimento se espera averiguar cuál resulta más eficiente en general, para lo cual hay varios parámetros de medición y comparación.

Todos los sistemas fotovoltaicos solar tiene una capacidad de 1 kilovatio, y serán estudiados con unos 100 sensores. Los resultados se cotejarán entre sí y con los de un sistema solar de 20 kilovatios colocado en un techo, en las inmediaciones del embalse de Tengeh.

Al culminar esta etapa primaria de experimentación se elegirán los dos sistemas fotovoltaicos solares flotantes de mejor rendimiento, los cuales serán colocados en un ensayo más amplio, de 2 megavatios de capacidad máxima.

Dentro de los sistemas que se están probando se incluye uno que usa células solares bi-faciales, que permiten que la luz del sol entre por ambos lados y otro que tiene una característica de “enfriamiento activo”, donde el agua es bombeada sobre las células solares para enfriarlas, con el fin de multiplicar su rendimiento.

Por su parte, el banco de pruebas es una iniciativa de la Junta de Desarrollo Económico (EDB) y la agencia nacional de agua PUB. La evaluación científica de los diversos sistemas solares fotovoltaicos está siendo realizada por el Instituto de Investigación de Energía Solar de Singapur.

PUB también se encargará de estudiar el impacto en el Medio Ambiente del embalse y las inmediaciones. Esto incluye verificar la calidad del agua y controlar los efectos sobre la biodiversidad del embalse y los ecosistemas circundantes, como resultado de las instalaciones fotovoltaicas.

Estas células solares se están convirtiendo en una forma cada vez más atractiva para Singapur de aprovechar la luz solar debido a las limitaciones físicas de las azoteas y también por su esperado mayor rendimiento.