Siria: Masacre y abandono gubernamental | Segundo Enfoque
Tu Diario Online de Otra Manera      
alepo-ciudad-bombardeada-de-siria

Crisis de Siria: Masacre y abandono gubernamental

Siria.- El avance de las fuerzas gubernamentales sobre la ciudad de Aleppo, la cual fue tomada por grupos armados opositores al régimen en el año 2012, produce que 70.000 habitantes se vean obligados a huir.

En el año 2012 los grupos opositores al presidente sirio Bashar al Asad, tomaron el control de la mitad de la capital económica del país y fueron capaces de resistirse a las acciones del gobierno. Esta situación cambió en 2015 tras la intervención Rusa llevada a cabo por Putin, quien en septiembre del año corriente, junto con el presidente sirio llevó a cabo un bombardeo sin precedentes en los cinco años anteriores de guerra, el cual les permitió recuperar gran parte de la ciudad.

Otras de las medidas tomadas por el gobierno sirio fueron la imposición de un cerco de la ciudad y una guerra de desgaste, las cuales fueron puestas en marcha en el año 2014 y lograron, en el año 2016, el corte de las rutas de suministro y sitiar la ciudad. Esta decisión produjo que los habitantes de Aleppo sufran la falta de alimentos y medicamentos. Los civiles tampoco cuentan con infraestructura civil, hospitales, escuelas ni equipos de rescate (pérdidas producidas por los bombardeos de ambos bandos) lo cual los deja en una situación de completa vulnerabilidad.

Antes, los civiles que habitaban las zonas de la ciudad tomadas por los rebeldes, tenían la posibilidad de esconderse y conseguir refugio de los constantes ataques producidos por el gobierno. En estos últimos días, quienes buscan desplazarse hacia los barrios reconquistados por el régimen para escapar de los bombardeos aéreos y conseguir alimento, no lo logran, mueren masacrados.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, tras los constantes combates y bombardeos iniciados en 2015, 70.000 habitantes se vieron obligados a huir. Hasta ahora, se registró en el este de Alepo la muerte de 300 civiles (teniendo en cuenta solo los muertos identificados) de los cuales 33 eran niños.

Stephen O’Brien, funcionario responsable de las operaciones humanitarias de la ONU, requirió al Gobierno sirio que autorice la entrada de alimentos y medicamentos con total seguridad a las zonas atacadas. Frente a esto, la ONU llevó a cabo una reunión, la cual (al igual que las precedentes) no llegó a ninguna conclusión, despertando así la impotencia e indignación de diversos grupos internacionales ligados a la crisis de Siria.

The following two tabs change content below.

Comments

comments