Crónica: ¡La educación se respeta en Perú!

Lima.- En medio de la incertidumbre desatada por la moción de censura presentada por la mayoría fujimorista contra el ministro de Educación, Jaime Saavedra, quien es uno de los impulsadores del crecimiento en este sector, en los últimos años, las calles y los estudiantes salieron, una vez más, a decir que la #educaciónserespeta. La crónica de este suceso, a continuación.

Lunes 12 de diciembre. Seis de la tarde en punto. La Plaza San Martín es, una vez más, el escenario de lucha de peruanos comprometidos con su país. La gente se va aglomerando para empezar una protesta legítima: defender el progreso educativo registrado en los últimos años ante los intentos de una mafia política instalada en el Congreso. Con banderolas, polos, globos, pancartas; todo esto iban trayendo las personas que se concentrarían en este punto de la ciudad. Se preparan ante la oscuridad de la noche limeña que azota, para realizar el recorrido que comprendía las avenidas Nicolás de Piérola, Wilson y Miguel Grau. Todo debía salir perfecto para que se escuche la voz del pueblo. Y, finalmente para este humilde servidor, así lo fue.

Alrededor de las siete de la noche, empezó la movilización desde la Plaza San Martín. Las diferentes organizaciones estudiantiles (como los de la PUCP y Ruíz), sindicatos (CGTP y Sutep) y defensores de los derechos humanos empezaron a trasladarse por las calles del centro histórico. Las energías se sentían a flor de piel. Los tambores, las arengas, los mensajes en las pancartas, la rebeldía que transmitían los jóvenes y sus batucadas. En fin, todo valía y resultaba necesario para que se respete el derecho a una mejor educación en el Perú.

El mar humano, que inició en la plaza, fue en aumento con el transcurrir de la marcha, porque aquí no se discutía entre cuál de las dos opciones era la mejor para el país, como sucedió en junio pasado entre Kuczynski y Fujimori. No, simplemente se estaba luchando para mantener una reforma impulsada por un ministro, que está empezando a rendir frutos hacia un mejor porvenir. Terminada la parada por Nicolás de Piérola, se siguió por la avenida Tacna. Desde allí, ante la miradas de los infaltables  curiosos, la energía estudiantil se sintió más. “Un pueblo educado, jamás será engañado”,  “Esa mayoría, es una porquería”, “Pueblo escucha y únete a la lucha”, “Fujimori nunca más” y “ahora ya saben con quién se han metido” dijo el pueblo organizado.. Evidentemente, estas arengas tenían la consigna de mandarle un mensaje directo a ese grupo político denominado Fuerza Popular, que controla a su gusto el Congreso y que, además, busca la cabeza de Saavedra.

Pero hubo más ya que una vez terminado el recorrido por  Wilson, el siguiente destino era la avenida Grau. Por ese lugar, donde la prostitución y la inseguridad campean todas las noches, se siguió con la protesta. No importaba que ya se hubieran caminado tantos kilómetros. El cansancio no era impedimento para la gente. La consigna era seguir, seguir y seguir hasta donde se pueda. No bajando la mirada, ni siendo indiferentes sino mostrando valentía y compromiso que, en reiteradas oportunidades, escasean en los políticos. Y así fue. La voz de la ciudadanía nunca se apagó. “Aquí y allá, el pueblo vencerá”, se escuchaba en un hombre, quien estaba junto a su niña. ” Con la educación de mis hijos, no se metan”, decía otra mujer, que en sus ojos pude notar la esperanza de que su primogénito será parte de los que quieren cambiar el Perú.

Seguíamos y no parábamos. Al terminar Grau, se volteo con dirección a la avenida Abancay. En un principio, la idea era llegar al mismo Legislativo y que nos oigan los fujimoristas y apristas, que quieren una educación a su medida; es decir, en la ignorancia y cero desarrollo. Entonces, la ruta prosiguió ante la rareza de otras personas, en los que la confusión, la indiferencia y burla se notaban. Era lógico que se den estos gestos porque, la mayoría de peruanos, no entienden qué es lo que pasa con el ministro de Educación por su nulo interés producto de la decepción que genera la política peruana, hace buen tiempo.

Pues bien, como una ilusión diluida, no se pudo llegar al Parlamento porque los policías habían acordonado el pase; por lo que en el tramo final hacia la Plaza San Martín, las arengas porque la educación se respeta, se escuchó más. La batucada, las banderolas, los cánticos de los jóvenes corajudos ponían fin a esta marcha. Al regresar al punto de partida y con el cansancio mostrado. Este humilde servidor siguió protestando. Mi voz no quería apagarse ante la injusticia de grupos oscuros que no quieren el progreso de los peruanos. Por eso, ante el mar humano postrado en la Plaza del libertador de nuestra República, se dijo una vez más que el país se levantará sí es necesario cuando el futuro de los niños y jóvenes se vean amenazados.

Porque sí los fujimoristas y apristas creen que su poder en el Congreso les será suficiente, pues se equivocan ya que las calles y la ciudadanía harán sentir su protesta para que, una vez más, sean derrotados y la democracia sea la vencedora. Por eso, una vez más,  la #educaciónserespeta, señores.

 

The following two tabs change content below.
Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

Periodista / corresponsal - Ex reportero de Radio Libertad y ANP de Perú- Ex columnista de El Latinoamericano de EE UU y Estado Internacional de Argentina. Fui parte del equipo fundador de la Revista Kanan. Colaboro en el periódico MUNDIARIO de España.

Comments

comments