Crucero ofreció bodas simbólicas por igualdad de derechos LGTB en China

Hace unos días la vida en familia de Raffle Zhao cambió para siempre cuando estaba a bordo de un barco. A sus 25 años le confesó a sus padres que es gay, una condición que no tiene cabida en la tradicional sociedad china, que lo sigue viendo como una enfermedad o una moda pasajera. 

“Estaba muy nervioso aunque una hora después de decírselo me sentí mejor”, contó a la agencia de noticias Efe el estudiante, quien enmascaró en una vacaciones familiares la verdad, un viaje en crucero desarrollado por la ONG Pflag a fin de favorecer la convivencia entre los homosexuales y sus familias. 

China: Crucero ofrece bodas simbólicas para reivindicar la igualdad de derechos del colectivo LGTB

Cuatro días de conversaciones con expertos, de compartir experiencias, de libertad en alta mar y de juegos, donde además se celebró una boda múltiple entre nueve parejas LGBT (lesbianas, gays, bisexuales y transgénero).

“Pensé que era una muy buena oportunidad para decírselo, ya que en este viaje ellos pueden pasar tiempo con otros padres de la comunidad LGBT”, expresó el joven, quien aseveró que su padre lo ha aceptado más o menos bien, pese a que su madre no. 

Mi madre considera que esto es una enfermedad y quiere que cambie. Creo que cambiará de parecer hablando con otras madres”, dijo, convencido que luego de esta experiencia entre la ciudad china de Sanghái y la japonesa Sasebo ella “lo aceptará”.

Aunque la homosexualidad es legal en China desde 1997 y fue desclasificada como un desorden metal en 2001. aún una amplia mayoría de chino ve esta condición sexual como una enfermedad o una tragedia familiar, en una nación donde los hijos son vistos como un vehículo de la perpetuidad familiar y del ciudadano en la vejez.

Zhao fue valiente porque casi todos los homosexuales en China ocultan su condición, como refleja un encuesta realizada en el 2016 a 30.000 personas LGBT por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD). Solo un 5% de ellos lo confiesa en su entorno.

Se calcula que en China existe unas 70 millones de personas LGBT y muchos se casan con parejas heterosexuales y fingen que lo son, manifestó Ah Qiang, directos ejecutivo de Pflag China.