¿Cuáles son las señales del cáncer de piel?

Para llegar a combatir el cáncer de piel desde sus fases más iniciales, resulta fundamental prestar atención a los posibles cambios que puedan experimentar nuestros lunares, así como a la aparición de nuevos.

Al momento de proteger la piel del daño solar muchos no tomamos las precauciones necesarias.

Dentro de las cosas con las que debemos tener cuidado para evitar el cáncer de piel, la más importante es vigilar la exposición a los rayos ultravioleta (UV).

Existen dos tipos de cáncer de piel que no debes pasar por alto, es importante que sepas que existen dos tipos de cáncer de piel: el melanoma y el no melanoma.

El melanoma es conocido por ser el cáncer de piel más agresivo, pero también el más raro. Su riesgo se debe a que suele comenzar en las capas más profundas de la piel.

Por otro lado, el no melanoma genera cambios en la base celular y es el tipo más común y menos agresivo. Suele aparecer en la zona media y superior de la piel por lo que notarlo resulta bastante sencillo.

Señales del cáncer de piel

Si notas que de pronto aparecen muchos lunares o que los que has tenido toda la vida empiezan a cambiar, sería bueno visitar al dermatólogo.

Los cambios que debes tomar en cuenta están correspondidos con las letras A, B, C, D y E:

“A” de asimetría: Puede resultar un tanto complicado verificar cuando un lunar es asimétrico pero puedes dividir el lunar con una cinta, en el momento en el que esté divido en 2, compara ambos lados. Si se muestran dispares podría tratarse de una de las señales del cáncer de piel.

“B” de bordes irregulares: En un lunar por lo general el borde es liso y regular. Si es irregular, con festón o rasgado debes prestar atención al resto de señales.

“C” de color: Existen muchos tipos de lunares: rojos, blancos, marrones y negros. Si lo tienes desde el momento en el que naces no tiene mucha importancia el color. No obstante si cambia de color  una parte o por completo debes ir a tu médico a que te lo revise, ya que no es algo normal.

“D” de diámetro: Si el lunar que se encuentra en la piel es más grande de 6 milímetros es conveniente que un dermatólogo lo examine minuciosamente.

“E” de evolución: Cualquier tipo de cambio que se presente en una mancha o lunar existente es algo que debe ser examinado con cuidado.

 

The following two tabs change content below.

Comments

comments