¿Cuáles son los retos del turismo en España?

España.- El turismo compone un sector fundamental y estratégico de la economía española, personificando el doce por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Inclusive en algunas ciudades como Barcelona ya representa cerca del catorce por ciento del PIB.

El progreso de este sector durante los últimos años ha mostrado una tendencia visiblemente creciente. Si en 2009 España recibía algo más de cincuenta y dos millones de turistas extranjeros, la cifra de 2016 ya superaba los setenta y cinco millones y se prevé que en el presente año ascienda a los ochenta millones.

Estas abrumadoras cifras involucran que uno de los primordiales retos que esboza el sector sea la sostenibilidad, no únicamente económica y social sino igualmente medioambiental. En este sentido, el nexo agua-turismo personifica un reto de especial relevancia.

En una nación con significativos inconvenientes de escasez de agua y sequías (más de dos terceras partes de la nación se encuentran en peligro de desertificación), la gestión de los recursos hídricos encarna un reto para el turismo, fundamentalmente por la concentración de turistas, tanto de forma temporal (en los meses de verano en los que las precipitaciones resultan menores), como espacial (en franjas con una mayor escasez de agua como las islas y el litoral mediterráneo).

Los inconvenientes coligados a esta fuerte concentración de turistas se ven intensificados por el uso poco eficaz que estos hacen del agua.

Según el Instituto Nacional de Estadística, al tiempo que el consumo medio de agua se ubica en 127 litros por persona y día, el consumo medio de los turistas marcha de los 450 a los 800 litros, en función de la estación y la zona.

España se encuentra, sin duda, ante un argumento de máxima trascendencia. No es trivial, por tanto, que el pasado año 2017 haya sido pronunciado por las Naciones Unidas como el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Progreso, en la trama de la Agenda 2030 y de los Propósitos de Desarrollo Sostenible.

La finalidad es sensibilizar y convencer, tanto a los garantes políticos como al público en general, de las preeminencias del turismo sostenible de cara al simple desarrollo económico, así como avivar la colaboración entre todas las agrupaciones de interés.

turismo en España