Cultura

Cuba: Las Casas de Cultura llevan 40 años apostando al arte de las comunidades

Las Casas de Cultura se crearon para descubrir, potenciar y combinar el talento

Instauradas con la función de descubrir, combinar y potenciar el talento artístico que en cada comuna yace a veces oculto, las Casas de Cultura devienen cada día establecimientos donde el amor por la producción.

Además, prevalece la defensa de las más radicales tradiciones de los diferentes territorios  que motivan la inclusión de personas de varias generaciones. A veces desde lo profesional, la afición, o con deseos de emprender.

El programa Casas de Cultura fue creado en 1978, un 24 de enero, por idea y voluntad del intelectual Armando Hart Dávalos, y actualmente, se cumplen cuatro décadas de aquella promesa inicial.

Se mantienen los deseos de convertir la cultura en escudo y espada de la nación cubana, la semilla de sus acciones extiende germinando a lo largo del país, inclusive en sus más diversos rincones.

Una de las pioneras, la profesora de música Rosa Martínez García, oriunda de Camagüey,  el 18 de septiembre de 1979 tuvo la complacencia de formar parte en la inauguración de la Casa de Cultura Luis Casas Romero de su natal municipio de Florida. 

Profesores de las Casas de Cultura mantienen su compromiso con la comuna

“Antes existían grupos de artistas aficionados, pero carecíamos de un local donde trabajar de forma conjunta; al tener la institución, pudimos avanzar en el trabajo comunitario e incorporar de una forma más comprometida a otros instructores de arte, e interesados en sumarse a los procesos creativos”, ilustró.

En la actualidad, la profesora Rosa, es una de esas afanosas que teniendo alrededor de 60 años de experiencia acumulada, camina orgullosa con el agradecimiento que varias generaciones le profesan por la paciencia con la cual los supo guiar para enseñarles la cultura, y música del país.

Su Casa de Cultura se ubica entre las más relevantes a nivel nacional, y no es para menos cuando entre sus columnas posee el proyecto sociocultural Cosechando sueños, el cual se mantiene activo, hasta en las comunidades más intrincadas del municipio con la función  de incorporar a sus habitantes a las actividades.

“En esos pequeños pueblecitos nuestro mayor orgullo es lograr que en cada una de las visitas todos se sumen y que sean ellos mismos quienes de una forma interactiva descubran las potencialidades culturales que ahí tienen, sus tradiciones e historias”, comentó Arnaldo Alfonso, director de la Casa de Cultura y creador de Cosechando Sueños.

Del mismo modo, le pasó al joven instructor de arte Arturo Nazco Labrada, quien manifestó sentirse profundamente motivado con cada avance que logra en la reinserción social de adolescentes y niños provenientes de familias disfuncionales, a través de su proyecto músico-teatral Pequeños son.

“Desde que fundé tal iniciativa hace seis años he sentido cómo el actuar en las diferentes manifestaciones les cambia la vida a esos pequeños, e incluso a sus propias familias, que a veces también se movilizan para la gestión de las presentaciones”, puntualizó.

Kreisly Bednarczyk

Licenciada en Educación Inicial. Experiencia en redacción de medios digitales en portales como La Mega de Toronto (Canadá).

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close