Deadpool: al antihéroe que conquistó al público

Ryan Reynolds se ajusta la lycra por tercera vez en su carrera.

Después del fracaso total que fue Linterna Verde, nadie esperaba volver a ver a Ryan Ryenolds detrás de una máscara. Es más, significó tal bajón para su carrera, que nadie esperó volver a verlo en pantallas por un buen tiempo. Es por eso que el anuncio de que protagonizaría una película centrada en Deadpool, el mercenario más belicoso de Marvel, fue una sorpresa para todos.

Resulta, además, que este no era un nuevo personaje para Reynolds. Como la mayoría de fanáticos de cómics supieron reconocer, el actor había interpretado a este mismo antihéroe en Wolverine Origins, una película bastante desafornatunada, también. Y desafortunado Deadpool: duró casi 5 minutos antes de que le cortaran la cabeza.

La confianza que tenía la gente en esta entrega era casi nula. Para empezar, su presupuesto de 58 millones la alejaba muchísima del promedio de las últimas películas del MCU o de las de DC. Ni siquiera en el mismo código postal. Se comentaba que solo Reynolds creía totalmente en el proyecto. Y, ¿quién lo diría? Tuvo razón.

Con 135 millones de dólares solo en su estrenos, Deadpool se convirtió automáticamente en la segunda película con calificación R (para adultos) más taquillera (quedando solo atrás de La Pasión de Cristio). Además, fue la película del Universo X-Men que más recaudó en su semana de estreno.

Deadpool es un desafío al superhéroe típico, con un tono burlón que no solo se basa en los mismos arquetipos de una historia de este género, sino en general en la industria cinematográfica basada en estas historias. Hace descaradas menciones a al MCU, a sus actores, e incluso al bajo presupuesto de su propia película.

Esta historia resulta en sí un respiro, un escape a la racha de películas heroicas que llevaban lloviendo en los cines, Avengers, Guardianes de la Galaxia, Ant-Man, y otras bastante menos relevantes como los 4 Fantásticos. Con una violencia que raya en lo extrema y un sentido del humor en ocasiones burdo y grosero pero que nunca deja de ser ingenioso, Deadpool constituye un par de horas de entretenimiento puro y relajado, que se pasan volando. Una película divertida y descarada. Además, Ryan Reynols nunca deja de verse bien en lycra.

Tim Miller, el director, ya confirmó que se viene una secuela. Así que aprovechen y vayan a verla, aunque algo me dice que estará un buen tiempo en cartelera.

Les dejamos el tráiler:

 

The following two tabs change content below.
Silvia María Montesinos Cama

Silvia María Montesinos Cama

Bachiller en Comunicaciones, egresada de la Universidad de Lima. Realización audiovisual a la vena. En Twitter soy @fakepelirroja