Defensor del Pueblo español investiga caso de periodista

España.- El Defensor del Pueblo de España, Francisco Fernández Marugán, abrió una actuación de oficio para conocer la situación del periodista y escritor turco-sueco Hamza Yalçin, detenido el pasado 3 en el aeropuerto de El Prat (Barcelona) por orden de Turquía.

Fernández Marugán remitió una carta a la Secretaría de Estado de Justicia, en la que, tras expresar su “respeto a las decisiones judiciales que se han tomado o pudieran tomarse en un futuro sobre este asunto”, muestra su “preocupación” por la posibilidad de que pudiera ser extraditado a Turquía, un país en el que fue suspendida hace más de un año la aplicación del Convenio Europeo de Derechos Humanos.

“Son del conocimiento de toda la ciudadanía las detenciones masivas de miles de personas en los últimos meses y, específicamente, las medidas represivas adoptadas contra periodistas“, destacó el Defensor del Pueblo en su misiva.

Además, recordó que, en virtud de una sentencia del 6 de septiembre de 2016 de la Gran Sala del Tribunal de Justicia de la UE, España no podrá extraditar a Yalçin a Turquía sin el visto bueno de Suecia, país en el que reside y cuya nacionalidad también ostenta.

En torno a este tema, exigió información sobre el procedimiento de extradición pasiva de Yalçin, la posición del Ministerio de Justicia al respecto y la incidencia que tiene en este proceso la condición de nacional de un Estado miembro de la UE de Yalçin, a la luz de la jurisprudencia europea.

La voz de Fernández Marugán no resulta ser la única que se ha alzado en las últimas horas para impedir la entrega a Turquía del escritor. Su homólogo catalán, Rafael Ribó, ha anunciado que pediría la intervención del Defensor del Pueblo ante el Gobierno para pedir la excarcelación del periodista.

El Sindic de Greuges aclaró que hacía esta petición en su condición de presidente del capítulo europeo del Instituto Internacional del Ombusdsman, que “está siguiendo con preocupación el retroceso de Turquía en materia de derechos humanos”.

Por su lado, el exjuez Batasar Garzón ha calificado de “inadmisible” la entrega del escritor y periodista al régimen de Erdongán, ante las “serias dudas sobre su respeto a los derechos humanos”.

A través de su fundación, Garzón ha expresado su “honda preocupación” ante la posibilidad de que Yalçin sea extraditado y ha recordado que la imputación de supuestos delitos de terrorismo es utilizada con frecuencia por el régimen turco para “eliminar a los informadores cuyo trabajo es contrario [al Gobierno] o molesto”.

 

The following two tabs change content below.