Descubrieron nueva galaxia

Los astrofísicos y científicos especializados, aseguran recientemente no haber observado una galaxia de este tipo, jamás. Se encuentra ubicada a aproximadamente trescientos cincuenta y nueve millones de años luz de distancia del planeta Tierra y no se asemeja a nada observado anteriormente.

Tal y como reseña el portal de EFE y según acreditados científicos pertenecientes a la Universidad de Minnesota Duluth y del Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte (Estados Unidos), se trataría de una galaxia de tipo Hoag, con una médula bien definida rodeada por (en este caso particular) dos anillos redondos en vez de uno.

“Menos del uno por ciento de todas las galaxias registradas son galaxias tipo Hoag“, afirmó Burcin Mutlu-Pakdil, autor vital de un trabajo. Y es que las galaxias de categoría Hoag representan anillos casi perfectos de estrellas nuevas y azules, rodeando un foco de estrellas doradas más viejas, sin nada que los enlace perceptiblemente. La generalidad de ellas posee forma de disco como nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

Los astrofísicos inspeccionaron iconografías de múltiples transmisiones y ondas de toda esta galaxia, utilizando un telescopio de gran diámetro en las cordilleras dela nación de Chile. Gracias a ellas, pudieron establecer las edades de las dos tipologías primordiales de la galaxia, el anillo exterior y el cuerpo central. Así, determinaron un anillo azul y joven (de mil trescientos millones de años), cercando un núcleo rojo y más vetusto (de cinco mil quinientos millones de años). Pero eso no fue todo. Los astrónomos revelaron vestigios de un segundo anillo interno junto al cuerpo central.

“Hemos visualizado galaxias con un anillo azul en torno a un cuerpo rojo central antes, el más acreditado de estos es el objeto de Hoag. No obstante, la peculiaridad única de esta galaxia es lo que parece representar un antiguo anillo rojo indefinido en su interior”, comentó Patrick Treuthardt, coautor del estudio.

“Siempre que hallamos un objeto único u original para estudiar, hace frente nuestras teorías e hipótesis actuales en alusión a cómo  marcha el Universo; de forma corriente nos dice que aún tenemos mucho que aprender”, sentenció Treuthardt.

El estudio ha sido divulgadoen la revista Monthly Notices de la Royal Astronomical Society.

Comments

comments