Designaron directorio de DDHH en Uruguay

Uruguay.- Seis horas y numerosos pedidos de cuarto intermedio fueron necesarios para que el Congreso General reuniera los votos necesarios que se demandan para escoger a los nuevos miembros del directorio de la Institución Nacional de Derechos Humanos del Uruguay (Inddhh).

Según reseñó el portal de El Observador de Uruguay, las discrepancias entre los partidos lograron que al final no todos se encontraran contentos, en específico en el Frente Amplio, donde ciertos sectores apuntalaban a otros candidatos que no surgieron tras el convenio con el Partido Nacional.

Uno de los que impulsaba el Frente era a Juan Raúl Ferreira (hijo del exrepresentante blanco Wilson Ferreira), quien sin embargo no tenía el apoyo de buena parte del Partido Nacional.

Al final, los distinguidos para administrar la Institución de los Derechos Humanos son Wilder Tayler, que fue el único que en la primera elección superó la generalidad especial que se solicitaba al alcanzar 124 votos.

Los demás conquistaron el respaldo de dos tercios del Congreso en una segunda votación. En esa instancia, los proclamados junto a Tayler fueron: María Josefina Pla, Mariana Mota, Mariana Blengio y Juan Faroppa. Este último repetirá en el compromiso por cinco años más.

La votación, al mismo tiempo del currículum y capacidades personales, tomó en cuenta aspectos de género. Por eso, en este caso, la nueva asamblea de la Institución Nacional de Derechos Humanos del Uruguay tendrá a tres mujeres y dos hombres.

Resultado de imagen para Derechos Humanos en Uruguay

Fuentes constituyentes expusieron a El Observador que las negociaciones fueron urgentes. En un primer instante, el Partido Nacional procuró tener dos miembros en ese organismo, y en definitiva aceptó impulsar a Blengio y respaldar a los otros que eran elegidos por el Frente Amplio.

Blengio, del mismo modo, fue apuntalada por el partido del Frente Amplio y el Partido Colorado.

La izquierda pretendía que los integrantes del Instituto de Derechos Humanos poseyeran el mayor respaldo político posible, y por eso negoció su integración y conformación.

De todas maneras, el sistema involucra que de no haber convenio en una primera convocatoria, la Asamblea General retornaría a reunirse en menos de 20 días, y la deliberación de esos cargos sería por mayoría simple.