Internacionales

Difunden grabaciones de emergencia en asesinatos de Ohio, EE.UU

Una persona casi sin aliento que encontró a dos de los ocho miembros de una familia de Ohio que fueron asesinados dijo con voz temblorosa al operador del teléfono de emergencias que “hay sangre por toda la casa”.

“Creo que mi cuñado está muerto”, señaló la mujer al tiempo que subía el tono de voz, y añadió que parecía que alguien “los ha agredido violentamente”.

“Creo que ambos están muertos”, agregó antes de romper a llorar, según una de dos grabaciones de llamadas realizadas al número telefónico 911 que fueron dadas a conocer el sábado por la oficina del secretario de Justicia del Estado.

Las llamadas fueron realizadas un día después de que ocho miembros de una familia fueron hallados sin vida con disparos en la cabeza en cuatro propiedades en una zona rural del sur de Ohio.

Las autoridades continúa batallando para determinar quién tuvo como blanco a esa familia y por qué. Los investigadores dijeron que entrevistaron a más de 30 personas con la esperanza de encontrar pistas sobre la muerte de siete adultos y un joven de 16 años de edad, cuyos cuerpos fueron encontrados el viernes en viviendas al suroeste de Piketon. El sábado completaron el trabajo en los sitios de la masacre.

“Es una investigación en curso muy activa“, dijo Lisa Hackley, una vocera del secretario de Justicia de Ohio, Mike DeWine. “Estamos buscando a la persona o personas que hicieron esto” añadió.

Las víctimas, todas miembros de la familia Rhoden, fueron identificadas el sábado como Christopher Rhoden padre, de 40 años; su hijo de 16 años Christopher Rhoden Jr.; Kenneth Rhoden, de 44; Gary Rhoden, de 38; Dana Rhoden, de 37; Clarence “Frankie” Rhoden, de 20; Hannah Gilley, de 20; y Hanna Rhoden, de 19 años.

Al parecer algunas de las víctimas fueron asesinadas mientras dormían, incluida Hanna Rhoden, quien estaba en la cama con su bebé recién nacida cerca, dijeron las autoridades. Ésta tenía 4 o 5 días de haber llegado al mundo, dijeron las autoridades. La pequeña, el bebé de 6 meses de Hannah Gilley y otro niño pequeño resultaron ilesos.

Las autoridades exhortaron a los miembros sobrevivientes de la familia Rhoden que tomaran precauciones y les ofrecieron ayuda. También solicitaron a los residentes del área que se mantengan en alerta.

Phil Fulton, el pastor de la iglesia de Union Hill, ubicada sobre el camino donde están las casas en que fueron encontradas algunas de las víctimas, describió a la familia como muy unida y trabajadora. Señaló que formaron parte de su congregación, aunque no recientemente.

Al leer un comunicado de la familia, Kimberly Newman, del Equipo de Respuesta a Crisis de Ohio, dijo a reporteros reunidos a lo largo del camino bloqueado que conduce a algunos de los escenarios del crimen que ellos agradecen “la efusión de oraciones y apoyo”.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close