Internacionales

¿Dónde está Rodríguez Larreta?

Buenos Aires- El Jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ha mantenido casi un absoluto silencio luego de la muerte de cinco personas en la fiesta electrónica de la Time Warp el pasado 16 de abril. Horacio Rodríguez Larreta, quien sabe ser muy activo en las redes sociales, ha permanecido inactivo en Twitter desde el 14 de abril, en tanto mediante su Facebook ha hecho alusión una sola vez sobre los decesos en la fiesta que tuvo lugar en Costa Salguero en un predio manejado por el Gobierno de la Ciudad.

Según pudo saberse, el complejo de Costa Salguero era manejado por el Gobierno de la Ciudad a través de una empresa relacionada a funcionarios del PRO. Fue así que salió a la luz que Fernando Polledo Olivera, marido de la vicepresidenta de la Legislatura de la Ciudad, era quien regulaba la empresa que se encargaba de administrar el predio de Costa Salguero, lugar donde se realizó la Time Warp.

En un comunicado difundido a través de Facebook, el Jefe de Gobierno porteño manifestó que:

Acompaño a los familiares y a los amigos de las víctimas de la fiesta electrónica en este doloroso momento. Como padre puedo imaginar el dolor que están sintiendo. A los familiares y amigos de los chicos fallecidos, quiero transmitirles mi más sentido pésame. Y todo mi aliento para quienes hoy siguen luchando por sus vidas.

Con mi familia vamos a rezar por sus hijos.

Quiero destacar una vez más el compromiso y la vocación del equipo de nuestros hospitales y el SAME, con cuyos responsables, Ana María Bou y Alberto Crescenti, estuvimos reunidos esta mañana para seguir la evolución de los chicos internados.

Más allá del breve texto en la red social, Rodríguez Larreta no apareció en los medios de comunicación ni realizó ninguna declaración. Se podría decir que el funcionario se encuentra en una situación similar a la vivida por el ex Jefe de Gobierno porteño Aníbal Ibarra, quien en 2004, durante su gobierno, se vio involucrado por la tragedia no natural más grande que haya vivido el país: Cromañón.

En el año 2006 Ibarra atravezó un juicio político que logró suspenderlo de su jefatura y apartarlo de cualquier otro cargo político por diez años. Rodríguez Larreta no es excepción en este contexto, ya que el legislador Marcelo Ramal del Frente de Izquierda, pidió el juicio político para el Jefe de Gobierno en el día de ayer.

El “Distrito Joven” al cual hace alusión el funcionario de izquierda, se trata de un proyecto del actual gobierno para poder establecer en Costanera Norte una serie de espacios que incluirían lugares de gastronomía, una biblioteca, diversos centros culturales y boliches para que las personas vayan a bailar. El proyecto cuenta con el apoyo de un gran sector de la juventud, sin embargo Ramal advierte que de ser aprobado “Distrito Joven” se legalizará Pachá, boliche bailable perteneciente a Adrián Conci, quien también fue uno de los principales organizadores de la Time Warp y que actualmente se encuentra prófugo, luego de que el fiscal Federico Delgado ordenara su detención.

En un comunicado de prensa, Ramal afirmó que: “Los hechos de Costa Salguero delatan el entramado del Estado con los negocios capitalistas de la Ciudad, del mismo modo que ocurriera con Cromañón. Concesiones irregulares con el espacio público, a la indefensión de la juventud en función del lucro empresario, a la connivencia de las fuerzas de seguridad del Estado con los grupos capitalistas e incluso con el delito organizado. Por lo tanto, no estamos sólo ante una cuestión penal,  sino ante una crisis política originada en la orientación social del Estado. Nuestro reclamo es el  juicio político a Horacio Rodríguez Larreta”.

Las cuantiosas fallas estatales que permitieron que se diera el desenlace trágico incluyen también otra cuestión fundamental: la presencia de miembros de la Prefectura en una fiesta privada.

Esto no es un dato menor, ya que quienes están destinados a la seguridad pública fueron contratados por un privado para “garantizar” la seguridad en la fiesta electrónica. Unos 30 prefectos fueron citados a declarar por el fiscal Delgado. Asimismo, se difundió la fotografía del paquete de drogas que recibió el prefecto Alberto Pandiani a las 3 de la mañana, bolsa que contenía todo tipo de estupefacientes. Delgado aseguró que la bolsa no fue abierta hasta las 7 de la mañana y que recién a las 18hs Pandiani la entregó a la Policía Federal.

En tanto los medios masivos de comunicación ponen el foco en las víctimas y en las sustancias que se vendieron dentro de la fiesta, como la pastilla Superman, dejan de lado el tema principal: la responsabilidad del Estado. Y es que quienes están destinados a cuidar a los ciudadanos, priorizaron el rédito económico por sobre la seguridad de quienes asistieron a la Time Warp.

Durante la fiesta se vendieron estupefacientes, se cortó el agua en los baños, se vendieron botellas de agua a $80, no se contrató al servicio médico correspondiente a la cantidad de gente que asistió a la fiesta, miembros de la Prefectura funcionaron cual patovas de boliche e ingresaron al predio más personas de las estipuladas, entre otros errores.

Lo cierto es que al Gobierno de la Ciudad le cabe una enorme responsabilidad por lo sucedido el pasado 16 de abril, la falta de control en la fiesta permitió que la droga se vendiera dentro de la Time Warp sin ningún tipo de problema y que la fiesta tuviera lugar a pesar del incumplimiento de las reglas de habilitación pertinentes. Y a pesar de la enorme repercusión mediática que ha tenido la noche fatal de la Time Warp que dejó un saldo de cinco muertos (personas de entre 20 y 25 años de edad) el Gobierno no ha brindado respuestas acorde a la situación. Mauricio Macri no realizó ningún tipo de alusión al asunto en sus redes sociales, mientras que la vicepresidente Gabriela Michetti planteó lo siguiente a Diario Registrado: “¿Cómo se controla esto?, ¿Cómo se controla algo que es de este tamañito y está metido en un bolsillito al fondo? Y por más gente que haya ¿cómo controlás eso?”

 

Es cuestionable que una funcionaria como Michetti realice tales declaraciones, teniendo en cuenta que si el Estado no controla no lo puede hacer nadie. Que si el Estado no tiene voluntad de enfrentar un problema que ya está instalado en la sociedad, como lo es el consumo de drogas y el narcotráfico, nadie lo va a resolver. El Estado funcionó y funciona como cómplice de prácticas delictivas, que al igual que Cromañón en su momento, tiene como consecuencia la muerte de ciudadanos, la ausencia del Estado implica una irresponsabilidad enorme, tal como explico en esta nota: Cuando el Estado está ausente

El silencio del Jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta dice mucho.

Florencia Sosa

Estudiante de Ciencias de la Comunicación en la Universidad de Buenos Aires

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close