Dormir bien podría salvar vidas

El hecho de tener una noche de sueño óptimo podría salvarle la vida a los hombres, un estudio realizado sugiere un vínculo potencial entre la privación del sueño y el cáncer de próstata. 

Un sueño adecuado dentro de las horas establecidas no es un lujo, es indispensable. Para los hombres podría incluso significar la diferencia entre la vida y la muerte, sugirió un estudio preliminar.

Los investigadores llegaron a la conclusión de que los hombres menores de 65 años que dormían solo de tres a cinco horas por noche tenían un 55 por ciento más de probabilidades de desarrollar un cáncer de próstata letal que los que dormían las siete horas recomendadas por noche.

Unas seis horas de sueño por noche se vincularon con un riesgo un 29 por ciento más alto de muerte por cáncer de próstata, en comparación con siete horas.

“Si otros estudios lo confirman, estos hallazgos contribuirían a las evidencias que sugieren la importancia de dormir de forma adecuada para una mejor salud”, afirmó la autora líder del estudio, Susan Gapstur, vicepresidenta de epidemiología de la Sociedad Americana Contra El Cáncer (American Cancer Society).

Sin embargo, se necesita más investigación para comprender mejor los mecanismos biológicos, planteó Gapstur. Por ahora, considera que el estudio es “interesante”, pero no lo suficientemente sustancioso como para alarmar a los hombres privados de sueño.

Aún de esta manera, los hallazgos contribuyen a las evidencias de que el ciclo natural de sueño y vigilia del cuerpo (los ritmos circadianos) podrían tener un rol en el desarrollo del cáncer de próstata, dijo Gapstur.

Todos los resultados del estudio provienen de un análisis de datos a largo plazo de más de 823 mil hombres en Estados Unidos. Los descubrimientos fueron exhibidos el lunes en la reunión anual de la Asociación Americana para la Investigación del Cáncer (American Association for Cancer Research) en Washington, D.C.

No dormir adecuadamente puede inhibir la producción de melatonina, una hormona que afecta a los ciclos de sueño. Una fabricación baja de melatonina puede conducir a un aumento en las mutaciones genéticas, un mayor daño oxidativo, una reducción en la reparación del ADN y un sistema inmunitario debilitado, señaló Gapstur en un comunicado de prensa de la asociación.

Todas las investigaciones que fueron presentadas en reuniones se deben considerar preliminares, hasta que se publiquen en una revista médica revisada por profesionales.