Ecologistas españoles pidieron a las autoridades examinar alertas por contaminación

La organización Ecologistas en Acción de Asturias mostró la semana pasada un documento que fue dirigido al consejero de Medio Ambiente, Fernando Lastra, en el que exigen que sea modificado el protocolo de alertas por contaminación atmosférica en la afluencia de Gijón y el este de Carreño, para que se tomen en cuenta en su activación los datos que ha acopiado la unidad móvil de medición que el Ayuntamiento de Gijón ubicó desde julio en el barrio de El Lauredal.

La legislación de Medio Ambiente:

Según la legislación de bases generales del medio ambiente, es obligación del Estado establecer la normativa para regular la presencia de contaminantes en el medio ambiente, con el fin de prevenir y advertir los riesgos para las personas.

Los resultados de cálculos de esa estación móvil son, hasta ahora: “tan sólo en tres meses se extralimitaron en el barrio  El Lauredal los límites de contaminación que deberían ser para todo el año y se causaron cinco situaciones que habrían obligado a decretar la alerta por contaminación”.

La legislación  española y europea establece que la media diaria de contaminación por partículas inferiores a 10 micras (PM 10) no debe sobrepasar los 50 microgramos por metro cúbico de aire y que una zona se considera con mala calidad del aire cuando ese nivel se sobrepasa 35 veces al año.

Situación en el Lauredal

A partir de julio, en El Lauredal se ha excedido al menos en 40 días.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) pide que no se superen más de tres días al año los 50 microgramos de media diaria.

En cuanto a las alertas por contaminación, el protocolo actual para la aglomeración de Gijón dice que se tienen que establecer cuando se superan en tres jornadas de cinco consecutivas la media de 75 microgramos de PM 10 en la estación de control de la Avenida de la Argentina. La revisión de ese protocolo dictamina dos niveles de alerta si se exceden los 50 microgramos tres días seguidos o los 75 en tres días de una serie de cinco en cualquiera de las seis estaciones fijas del Principado.

Los ecologistas exigieron al Consejero que se asuman los datos de la unidad móvil que nos muestran que el Protocolo es inadecuado al no tener en cuenta la realidad de la situación de Xixón, especialmente su zona Oeste“, manifiesta el documento firmado por el presidente de la asociación, Paco Ramos.

Como ejemplo comentan que el pasado mes de octubre, el Principado declaró la prealerta por contaminación el día 16 en base a las mediciones de la estación de la Avenida de La Argentina, cuando en su lugar debió ser activada la alerta, basándose en los datos recolectados por la estación de El Lauredal, niveles más altos que los de la Avenida de La Argentina.