Economía alemana seguirá creciendo

Alemania.- La economía de Alemania permanecerá por la senda de la evolución pese a las irresoluciones que subyugan la actualidad política mundial; así lo vaticinaron recientemente los asesores económicos del Gobierno germano, los denominados “Cinco Sabios”, en su informe anual mostrado el día de hoy en la localidad de Fráncfort.

Según reseñó el portal EFE, los economistas y especialistas en el área corrigieron levemente al alza sus previsiones para este año, del uno punto tres al uno punto cuatro por ciento. Además, se estima que para el año 2018 se desplegará un acrecentamiento del producto interior bruto (PIB) cercano al dos por ciento “La economía alemana transita y experimenta un auge circunstancial en la primavera (boreal) del año 2017”, aseveraron.

Durante el año pasado, la mayor economía occidental se propagó un dos por ciento, pero esta cantidad también se debió a una mayor representación de días hábiles. La buena articulación se sustenta en un mercado laboral consistente y las representaciones de la aceleración de la economía mundial, de la cual se favorecería Alemania como potencia exportadora, puntearon.

No obstante, las medidas y estrategias proteccionistas solicitadas y demandadas por el mandatario estadounidense Donald Trump ocasionan quebraderos de cabeza a las sociedades y compañías germanas. “Personifican un peligro para el sistema global de comercio y un peligro para la economía mundial”, razonaron los economistas.

Por otro lado, los economistas protegieron la fortaleza exportadora de Alemania. El gremio compuesto por cinco expertos discurrió como infundadas las sátiras lanzadas fundamentalmente por Estados Unidos al superávit de ponderación de desembolsos germanos.

La economía germana no se encuentra constreñida a empeorar, sostuvieron. “El superávit de balanza de desembolsos es agudo pero no es contraseña ni señal de un inestabilidad macroeconómica”, sustentó el presidente del grupo, Christoph Schmidt.

Imagen relacionada

Sin embargo, a la clase política le corresponderá preguntarse “por qué las compañías germanas invierten adecuadamente y de forma proporcional más en el extranjero que en su propia nación”, añadió Schmidt y convocó al Gobierno a mejorar las circunstancias para impulsar más la inversión en Alemania.

La República de Alemania es criticada desde hace años por su superávit de ponderación y medida de pagos por cuenta corriente, que durante el año pasado escaló a  cerca de trescientos mil millones de euros.