Ecoplas analizó los efectos negativos de la prohibición de bolsas plásticas

Argentina.- Hace un año oficializaron la prohibición del uso de bolsas plásticas en los supermercados de la Ciudad de Buenos Aires.

En este sentido, Ecoplas explicó el impacto negativo que tuvo la medida tanto en el sector economía como en el medioambiente.

 “Antes de esta prohibición, en el 85% de los hogares se reutilizaban las bolsas para los desechos domésticos y así la población separaba residuos orgánicos y reciclables: esa práctica es escasa“, explicó un ejecutivo de Ecoplas.

Ecoplas es una asociación civil sin fines de lucro enfocada en temas del medio ambiente y el plástico.

Los ciudadanos afirman que en respuesta a la escasez de bolsas verdes y negras, “la población está dejando de separar los residuos mezclándolos en una misma bolsa, sin clasificar materiales como el plástico, que pueden ser reciclados“.

Mario Tonelli, director ejecutivo de Ecoplas, advirtió que “si la gente en sus casas continúa sin separar los residuos, estamos ante un crecimiento de la basura que se dispone”.

Además, el funcionario señaló que “el crecimiento de la basura se está desarrollando en los basurales a cielo abierto y en rellenos sanitarios, ambas son pésimas noticias para nuestro medio ambiente dado que no se recicla nada”. 

Impactos económicos de la prohibición de bolsas plásticas

Por otra parte, la industria Ecoplas alzó su voz en el reclamo por los daños económicos que implicó la medida.

Desde principios de año, cuando empezó a regir la resolución 341, que prohíbe la entrega de bolsas en los súper porteños, se generó una pérdida económica de $ 150 millones”, expuso Sergio Hilbrecht, gerente de la Cámara Argentina de la Industria de Plásticos (CAIP).

Igualmente, el funcionario agregó que “se redujeron 400 puestos de trabajo en las casi 120 empresas en la Capital federal y GBA que se dedican a la producción de estos materiales. Hoy el sector está trabajando a un 50% de su capacidad en todo el país“.

Verónica Ramos, funcionaria de Ecoplas, añadió que los envases plásticos no son un residuo, sino un recurso.Si se los separa correctamente en los hogares, sirven de materia prima para la industria del reciclado plástico y abren la posibilidad de que con ellos se pueda producir“.

Ramos explicó que “este concepto está en línea con la nueva tendencia mundial de la economía circular dado que, materiales como el plástico, se pueden reciclar hasta 5 veces“.