Internacionales

Ecuador: Al menos 238 muertos por sismo

Ecuador.- Rescatistas sacaban de los escombros decenas de cadáveres el domingo con sus manos luego de que un fuerte terremoto azotara la región costera de Ecuador el sábado por la noche. El sismo derrumbó decenas de edificaciones, generó destrucciones en algunas carreteras y ha dejado al menos 238 personas fallecidas y 1.557 heridas.

El gobierno de Canadá dijo que dos ciudadanos canadienses están entre los muertos por el terremoto que azotó a Ecuador el sábado en la noche. La oficina de Asuntos Globales de Canadá sacó un comunicado diciendo que “está profundamente triste por las trágicas muertes”, causadas por el terremoto de 7.8.

El gobierno también reportó la destrucción de cientos de edificios y el cierre de carreteras principales en lugares donde el terremoto se sintió más fuerte. Decenas de réplicas del sismo de magnitud 7.8 seguían sacudiendo el litoral del país de 16 millones de habitantes. “Estamos canalizando más asistencia de forma permanente, hemos enfrentado complicaciones logísticas”, dijo el vicepresidente Jorge Glas desde la localidad de Portoviejo, una de las zonas más afectadas.

“No se metan en los escombros para tratar de salvar pertenencias”, agregó, pidiendo calma a la población. El movimiento, que se desató el sábado en la noche frente a las costas de la nación andina a una profundidad de 19 kilómetros, dejó más de 1.500 heridos, provocó pánico en otras ciudades costeras y activó por unas horas alertas de tsunami en Perú, Colombia, Costa Rica y Panamá.

“Fue algo horrible, parecía que (el edificio) se desmoronaba como un cartón. Yo rezaba y me arrodillé para pedir a Dios nos proteja”, dijo Galo Valle, de 56 años, custodio de un edificio en el centro de Guayaquil, la ciudad más grande del país, mientras limpiaba los vidrios y pedazos de mampostería.

Muchas casas se derrumbaron en Guayaquil, otras estaban cuarteadas, un puente colapsó aplastando un auto y los escombros obstruían varias calles. La gente pasó la noche fuera de sus hogares, temerosa de las réplicas que, según el Instituto Geofísico de Ecuador, eran más de 160 hasta el domingo.

El canal privado Televicentro (TVC) mostró imágenes de la localidad de Pedernales, cerca al epicentro, donde se veían casas destruidas y habitantes a bordo de una pala mecánica removiendo escombros en busca de sobrevivientes. En otra toma, mientras recuperaban un cuerpo, la gente sólo atinaba a gritar y llorar desesperadamente. “Pedernales está destruido”, dijo uno de los improvisados rescatistas.

El terremoto fue el más fuerte desde el sismo de magnitud 7.7 que golpeó al país en diciembre de 1979 y causó entonces unos 600 muertos y 20.000 heridos, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés).

Glas agradeció la rápida respuesta de países latinoamericanos y de la Unión Europea que estaban enviando ayuda. El gobierno de Estados Unidos también estaba listo para colaborar con “el pueblo ecuatoriano en este momento difícil”, según escribió en Twitter el secretario de Estado, John Kerry.

El terremoto trajo más presión a la economía del miembro más pequeño de la OPEP, que ya estaba sufriendo por los menores precios del petróleo y pronosticaba un crecimiento cercano a cero para este año. El Gobierno dijo que movilizó a 13 mil 500 efectivos de las fuerzas de seguridad para garantizar el orden público y declaró el estado de emergencia en seis provincias de la costa.

El presidente ecuatoriano, Rafael Correa, decidió regresar anticipadamente de un viaje por Italia, urgiendo a sus compatriotas a mantener la calma. Todo se puede reconstruir, pero no se puede reconstruir las vidas perdidas y eso es lo que más nos duele“, dijo Correa desde Roma por el canal público Ecuador TV en la madrugada del domingo.

El mandatario llegó en la tarde del domingo a la golpeada localidad de Manta, a orillas del Pacífico y donde se derrumbó la torre de control del aeropuerto local. Correa había dicho que se activaron líneas de crédito de contingencia con organismos multilaterales por 600 millones de dólares para atender la emergencia.

En algunas partes de la capital Quito, a 170 kilómetros del epicentro, hubo cortes de electricidad y de los servicios telefónicos, pero no hubo reportes de víctimas. La situación era más grave en la costa, donde se habilitaron alojamientos temporales en centros comerciales tras la destrucción de hoteles, casas y carreteras. Las autoridades dijeron que ya había rescatistas buscando sobrevivientes en Pedernales.

El epicentro del terremoto no estuvo muy lejos de la localidad costera de Esmeraldas, donde está la refinería del mismo nombre, que se mantiene detenida preventivamente. Los poliductos del país operaban con normalidad, según un comunicado de la petrolera estatal Petroecuador.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close