Pueblos Originarios

Ecuador: Los chachis como guardianes de los bosques han conservado tradiciones y árboles

Por siglos han cultivado su entorno y también la música ancestral entonada con marimba

Ecuador.- Los chachis tienen el objetivo de conservar el bosque y mantener en el tiempo sus tradiciones.

Cerca de 500 habitantes de la comunidad Chachi de La Ceiba son guardianes del ecosistema.

Por siglos han cultivado su entorno y también la música ancestral entonada con marimba.

Esta población de nacionalidad chachi está conformada por 150 familias y es la única que existe en el rincón San Lorenzo, en el norte de la provincia de Esmeraldas.

En Eloy Alfaro, sus vecinos, está el 80% de integrantes de esta etnia.

También cuentan con asentamientos en Muisne y Quinindé.

Los chacis están organizados desde hace 10 años a través del Ministerio del Ambiente

Desde hace 10 años, los nativos forman parte de Socio Bosque, que promueve el Ministerio del Ambiente.

Además, tienen bajo su cuidado 606.5 hectáreas de su área, por las que reciben un incentivo anual de USD 13 684,50.

El dinero se utiliza en la ejecución de proyectos productivos como la cría de cerdos y pollos; las inversiones se aprueban por medio de asambleas comunitarias.

El presidente de la comunidad, Leonardo de La Cruz, explicó que a través de la hisroria se han dedicado a conservar el bosque que es el hábitat de especies como el venado, tatabra, guanta y zaino.

Como parte de la preservación de las especies, la caza de estos animales ha descendido un 80%.

“Hemos priorizado la pesca y la siembra de yuca para su alimentación”, añadió Luis Tapuyo, habitante de la comunidad.

Adultos, jóvenes y niños trabajan unidos para perpetuar la tradición

En La Ceiba, los jóvenes cosechan la producción de los 105 árboles frutales de distintas especies.

También, conservan la costumbre de tomar guarapo y chicha de maíz.

Las mujeres tejen sus canastos y reposteros con fibras naturales, que recolectan en el bosque de la comunidad amenazada por la minería.

La contaminación uno de sus mayores enemigos

Una de las mayores inquietudes de este pueblo la contaminación del río Tululbí, a causa de la explotación minera, que a pesar de las prohibiciones legales continúa al norte.

“La contaminación del agua del río produce erupciones en la piel de niños y adultos”.

“No siempre se cuenta con dinero para llevarlos al centro de salud de San Lorenzo”.

El pueblo lo constituyen 40 casas que conservan la construcción tradicional con madera, caña guadúa y hojas de rampira.

Aunque al pasar del tiempo se han construido canchas de usos múltiples y aulas de cemento.

En el centro ceremonial construido con madera, la marimba permanece colgada  de una percha y los bombos elaborados con piel de animal, adornan una esquina.

Luisa Bermúdez

Profesora de Castellano y Literatura egresada del Instituto Pedagógico de Caracas/Correctora de estilo. Venezuela

Artículos relacionados

Close