Internacionales

EE.UU es el país rico con más riesgo de muerte de bebés

La posibilidad de que un bebé de los EE.UU muera es un 76% más alta que en otros 19 países.

El análisis obedece a un estudio de la OCDE (Organización para la Cooperación y el Avance Económico). La comparación se realizó con un grupo de edad de 1 a 19 años. El resultado fue que el índice de mortalidad fue un 57 % más que el del resto de los estadounidenses. Datos revelados en un estudio elaborado por estudiosos del Hospital Johns Hopkins, anunciado en la revista Health Affairs.

Los estudiosos compararon datos estadísticos de mortalidad de jóvenes en USA entre 2001 y 2010 con los de Alemania. Igualmente, lo hicieron con Austria, Bélgica, Canadá, Dinamarca, España, Francia, Grecia, Irlanda, Islandia, Italia, Luxemburgo, Noruega, Países Bajos y Portugal.

La conclusión fue que, de los veinte países, Norteamérica es el que tiene los peores índices.

“Altos índices de pobreza persistentes, resultados académicos pobres y una débil red de seguridad popular hizo de los EE.UU el más arriesgado país de las naciones adineradas para el nacimiento de un niño recién nacido”, sugiere el estudio.

El investigador Ashish Thakrar, uno de los autores del reporte, subrayó que “desde los 80s las estadísticas de mortalidad infantil fueron más altas que en las otras naciones”.

El reporte pone en prueba que una situación en el sistema sanitario público. Se trata de que los bebés estadounidenses nacidos bajo este sistema no logran superar el año de vida.

No obstante, la diferencia empieza a mostrarse a lo largo del primer año de vida de los recién nacidos. Sobre todo, cuando quedan bajo el resguardo de sus padres.

Para la estudiosa Alice Chen, de la Facultad del Sur de California, la desventaja de mortalidad neonatal obedece a “los pobres desarrollos de los nacimientos entre personas con estatus más reducido”.

Los bebés que mueren en Estados Unidos, durante sus primeros días o primer año de nacimiento, forman parte de una estadística que va creciendo día a día.

Las autoridades deben asumir el problema y tomar los correctivos necesarios que permitan mejorar las condiciones de los neonatos. De esta manea, se mejorará la situación y por consiguiente se reducirán las estadísticas.

 

Ainalem Centeno

Licenciada en Comunicación Social.

Artículos relacionados

Te puede interesar

Close
Close