Internacionales

EEUU busca sospechoso de tiroteo en Ohio

Las autoridades aconsejaron a los residentes tomar algunas precauciones en la parte sur de Ohio mientras el sábado se reanudaba la búsqueda de la persona que asesinó a ocho familiares en cuatro sitios distintos, entre ellas una madre que reposaba en su cama junto a su hijo de 4 días de nacido.

Fueron más de 30 personas que fueron entrevistadas por los investigadores con la esperanza de encontrar pistas sobre los homicidios de siete adultos y un joven de 16 años de edad, cuyos cuerpos fueron encontrados el viernes en hogares al suroeste de Piketon, en Ohio.

Las autoridades informaron que todos recibieron un impacto de bala en la cabeza y que algunos fueron asesinados mientras dormían. El recién nacido y dos niños pequeños resultaron ilesos de los ataques.

Las autoridades no pudieron identificar a las víctimas, pero dijeron que eran miembros de la familia Rhoden. Según las investigaciones, no hay indicios de que alguna de las víctimas hubieran cometido suicidio, por lo cual consideran que al menos hay un atacante prófugo.

Hasta ahora se desconoce el motivo, afirmaron las autoridades, pero pidieron a los sobrevivientes de la familia Rhoden a tomar precauciones. El jefe de policía del condado de Pike, Charles Reader, también hizo la recomendación a los residentes tomar precauciones adicionales.

Reader afirmó que las autoridades se habían reunido con más de 100 parientes y amigos de la familia Rhoden en una iglesia.

DeWine negó una versión de que entre los interrogados había un posible involucrado.

Las primeras tres viviendas en donde fueron hallados los cuerpos están dentro de un tramo de unos tres kilómetros (dos millas) de carretera poco poblada, mientras que el octavo cuerpo, de un hombre, se encontró en una casa más alejada.

Las autoridades no quisieron ofrecer información sobre qué tipo de armas ni cuántas se pudieron haber utilizado, o si algo había desaparecido de las viviendas.

El FBI en Cincinnati dijo que sigue de cerca la situación y ofreció ayuda a la policía del condado Pike en caso de ser necesario.

Pike, a unos 130 kilómetros de Cincinnati, tiene unos 28 mil habitantes, más de un cuarto de los cuales viven en pobreza. La zona es sede de una planta de uranio de la época de la Guerra Fría, la cual fue cerrada en 2001 y en la que aún se realizan trabajos de limpieza.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close