Ejecutaron a joven homosexual en Irán

Irán.- Este jueves el régimen de Irán ejecutó a un joven de 21 años que había sido condenado a muerte por su orientación sexual.

Alireza Tajiki tenía tan solo 16 años cuando fue acusado de forzar sexualmente y asesinar a otro joven. En Irán la homosexualidad es duramente castigada, incluso con la muerte.

Defensores de derechos humanos de todo el mundo denunciaron las torturas a las que fue sometido Tajiki para que confesara su supuesto crimen.

En Irán se considera adultos a los niños a los 15 años y a las niñas a partir de los nueve

Con su ejecución, se elevó a cuatro el número de personas arrestadas y ejecutadas antes de cumplir los 18 años, contraviniendo lo establecido en los derechos internacionales de los niños, denunció la organización Amnistía Internacional.

El joven estuvo en prisión desde los 15 años, luego de que en mayo de 2012 un amigo de Tajiki fuera apuñalado y la policía lo detuviera junto a un grupo de jóvenes y lo acusara de haber asesinado y violado a la víctima.

Tajiki estuvo dos semanas en completo aislamiento y se declaró culpable de ambos delitos, pero cuando pudo hablar con su familia, les informó que había confesado luego de ser sometido a torturas, palizas y hasta latigazos.

Incluso llegó a describir cómo lo suspendieron de brazos y piernas para que confesara. Un año después de su encierro en prisión fue declarado culpable y condenado a muerte.

En Irán se considera adultos a los niños a los 15 años y a las niñas a partir de los nueve. A esa edad ya pueden ser imputados por crímenes y cumplir condenas como la pena de muerte.

Según Amnistía Internacional, existen actualmente 89 personas esperando que se cumpla su condena de muerte, a pesar de haber delinquido antes de los 15 años.

En 2013, luego de la sentencia a Tajiki, hubo una reforma al Código Penal Islámico que determinó que los jueces podían imponer castigos alternativos, si  consideraban que la persona no había alcanzado la “madurez mental” en el momento del delito.

Aunque el Tribunal Supremo iraní anuló la sentencia contra Tajiki por falta de pruebas del delito sexual, la disposición de ejecución siguió luego de declarársele con suficiente madurez mental.

“En este caso y como en muchos otros, lo han declarado con madurez mental a los 15 años. En sí mismo esto ya es un escándalo. Y luego tras una confesión con torturas y malos tratos, lo condenan”, criticó el portavoz de Amnistía en España, Reinhard Lamsfuss.

“El juicio no cumplió con las garantías procesales y por esa razón habría que repetirlo, para averiguar qué fue lo que realmente pasó. Porque tal como se hizo, no es posible saberlo”, pero ya para Alireza Tajiki es demasiado tarde.