Salud

El Alzheimer está llegando a niveles de epidemia en América Latina

El envejecimiento de la población ha incrementado esta afección que amerita mayores recursos para la investigación

Argentina.- La enfermedad del Alzheimer está llegando a niveles de epidemia en América Latina, debido principalmente al envejecimiento de la población.

La edad constituye el mayor factor de riesgo para la enfermedad, por lo que se hace necesaria la inversión en investigación para paliar la falta de información epidemiológica, la necesidad de mejorar la práctica clínica y el conocimiento de los médicos en relación con esta afección que inhabilita y lleva a la demencia a quienes la padecen.

En el Primer Simposio Satélite de la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association que se desarrolló en Buenos Aires la última semana, se expuso la realidad del avance de esta enfermedad en los países de América Latina.

Según alertó la doctora María Carrillo, directora ejecutiva de Ciencias, Medicina y Relaciones Científicas de la Alzheimer’s Association, el pronóstico sobre el avance de la enfermedad resulta preocupante: se estima que entre 2015 y 2050 el número de personas con demencia en países de América Latina se cuadruplicará.

Este es un momento especial para investigar sobre el Alzheimer porque existe una creciente cantidad de información acerca de la enfermedad y de nuevas posibilidades de tratamiento y prevención”, aseguró Carrillo.

Agregó la doctora que existe en la región una fuerte comunidad científica que puede beneficiarse de fondos, conexiones y colaboraciones adicionales.

Asimismo, un estudio reciente publicado en la revista Neurology destacó los principales desafíos que presenta la región con respecto a la enfermedad de Alzheimer. El documento indica que la prevalencia de la demencia en la región ha crecido a 7,1%, siendo la enfermedad de Alzheimer el tipo más frecuente.

A pesar de que este nivel es similar al encontrado en países desarrollados, la tasa de demencia en el grupo de 65 a 69 años es dos veces más alta que en las naciones desarrolladas.

Para los investigadores el problema radica en que la comprensión de los principales factores de riesgo de demencia en Latinoamérica aún es limitada y existe una gran proporción de personas con esta enfermedad que carece de atención básica.

En Argentina

En Argentina las investigaciones sobre el alzheimer datan de varios años, según señaló el doctor Gustavo Sevlever, director de Docencia e Investigación de la Fundación Fleni, también participante en el Primer Simposio Satélite de la Conferencia Internacional de la Alzheimer’s Association.

Según el investigador, Fleni lleva ya cinco años incorporada a la Red de Enfermedad de Alzheimer de Herencia Dominante (DIAN, por sus siglas en inglés), que investiga casos de familiares con esta enfermedad en el país.

La capacidad clínica, tecnológica, de investigación y asistencial de Fleni también posibilitó que participe desde 2012 en el protocolo ADNI (Iniciativa para el Diagnóstico por Neuroimágenes de la Enfermedad de Alzheimer), un proyecto a escala mundial que pretende identificar de forma temprana el desarrollo de la enfermedad y de esta manera contar con la información que sustentará el desarrollo terapéutico”, acotó.

Aunque en el país existe un gran interés en el avance investigativo para el tratamiento de la enfermedad, las cifras indican que mientras las muertes por otras enfermedades como las cardíacas o el VIH tendrán una declinación en los próximos años, para el alzheimer se espera un crecimiento exponencial.

Se ha determinado que existen en Argentina más de 600 mil personas que la padecen, de las cuales 20 mil son menores de 65 años.

La enfermedad

El Alzheimer ataca la memoria, el pensamiento y la capacidad de razonamiento, lo que impide a quien la padece realizar las tareas más sencillas de cada día.

Actualmente no existe método probado de cura o prevención, aunque ensayos clínicos en curso han logrado opciones terapéuticas temporales que pueden aliviar los síntomas por un período de tiempo.

Este tipo de demencias implica más tiempo de discapacidad que las enfermedades cardiovasculares o el cáncer, lo que genera un fuerte sufrimiento tanto para el paciente como para su entorno.

Otro factor importante es el costo de los tratamientos, ya que estos constituyen una enorme carga económica para la familia, los sistemas de salud y los Estados.

De ahí la relevancia de la ayuda y el apoyo a las diversas instituciones que realizan estudios e investigaciones para su prevención.

Artículos relacionados

Close