Entretenimiento

El legado de “The Joshua tree”

Una búsqueda de la espiritualidad y las raíces en un mundo turbulento inspiró al grupo irlandés U2 para crear uno de los álbumes más importantes de la historia de la música, The Joshua Tree, un trabajo cuyas influencias siguen extendiéndose 30 años después.

El quinto disco de la agrupación formada por Bono (Paul Hewson), The Edge (David Evans), Larry Mullen y Adam Clayton salió al mercado el 9 de marzo de 1987, con el objetivo no solo de superar el éxito cosechado tres años antes con The Unforgetable Fire, sino de llevar a unos veinteañeros dublineses a lo más alto del panorama del pop y el rock mundial.

Luego de haber transcurrido unas tres décadas, el mundo vuelve a ser un lugar extraño y de futuro incierto en el que entre sus certezas figura que U2 se ha convertido, como quería desde The Joshua Tree, en una de las bandas más grandes de todos los tiempos.

En los próximos meses volverán a sonar en grandes estadios los acordes del tema With or Without You, primer sencillo del grupo, o de la pegadiza I Still Haven’t Found What I’m Looking For, de la que Bono sospechaba que iba a ser un bombazo antes incluso de acabarla.

“Hay una en particular que es increíble”, le confesó el cantante durante una fiesta celebrada en la casa de The Edge en 1986 al periodista Niall Stokes, fundador de la revista de música dublinesa Hot Press y testigo de los comienzos de U2 por los bares de la capital irlandesa.

Para ciertos expertos de la música, U2 intentó con The Joshua Tree vender su alma al diablo para poder entrar en el mercado estadounidense y en el lucrativo circuito de la música comercial, incluyendo canciones perfectamente empaquetadas, guiños a la cultura americana y sencillos atractivos para las emisoras de radiofórmula.

En diferentes aspectos The Joshua Tree fue además un trabajo redondo, desde la música, obra principalmente de su guitarrista The Edge, y el romanticismo religioso de las letras de Bono, hasta la ya icónica portada en blanco y negro del cuarteto ante un simbólico “árbol de Josué”, captada por el fotógrafo Anton Corbijn en el onírico desierto californiano.

 

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar

Close
Close