Internacionales

Empresario venezolano en los Panamá Papers

Venezuela.- El empresario austríaco-venezolano Martin Lustgarten Acherman, logró armar una pequeña oficina de 43 metros cuadrados en la Torre Kyra, en Campo Alegre, fundó una sofisticada y casi blindada estructura de lavado de dinero. 

Esta pequeña estructura le permitió movilizar una fortuna de más de 100 millones de dólares en dudosas procedencias de bancos de paraísos fiscales y salir “ileso” de un proceso judicial en Estados Unidos, a finales del pasado año.

Los Panamá Papers revelaron cómo con la asesoría y asistencia del bufete panameño Mossack Fonseca & Co, Lustgarten pudo constituir más de una docena de empresas offshore y fundaciones privadas (sin fines de lucro) durante el 2003 y 2014, que más tarde en Estados Unidos fueron señalada como fachada para movilizar dinero de inversionistas, importadores, bonos de la deuda venezolana, corrupción cambiaria de Venezuela y hasta capitales de empresas que están vinculadas con narcotráfico y paramilitarismo colombiano.

Cuando las autoridades de EE.UU detuvieron a  Lustgarten en abril de 2015, estaban seguros que tenían en sus manos un caso de blanqueo de capitales. Los agentes que realizaban la investigación, en la corte Massachusett y se procesa en una de Florida, no lograron obtener de los gobiernos de Hong Kong, Singapur, Panamá, Colombia y Suiza, los estados financieros que probaran el origen de los fondos movilizados desde las cuentas del empresario. Los cargos fueron retirados y este recuperó su libertad en diciembre de 2015, esto en desacuerdo de los investigadores de Boston y el fiscal que llevó el caso.

Después de un año se revelan una serie de archivos y documentos infiltrados del bufete Mossack Fonseca (del que Martin Lustgarten era más que un cliente VIP), en donde se deja al descubierto estados de cuentas de las empresas de este experto en ingeniería financiera. En esos reportes se pudo constatar que su compañía Flametree Holdings Corp Limited, establecida en Hong Kong, pasó dinero de importantes corporaciones textiles colombianas que están ligadas con el narcotráfico, que terminó contaminando el sistema financiero estadounidense. Ademas de otros capitales sospechosos provenientes de casas de bolsas en México, así como de empresas y ciudadanos venezolanos que son investigados por irregularidades cambiarias.

Flametree Holdings Corp Limited, empresa creada por Lustgarten en febrero de 2007, con un capital de 10 mil dólares  estadounidenses comenzó a crecer y a registrar grandes cantidades de depósitos, transparencias y retiros de montos que que iban desde 2 mil hasta 500 mil dólares.

Los balances financieros reportaron créditos producto de la venta de oro y de la liquidación de bonos de la deuda pública de Venezuela, siendo el objetivo comercial de la empresa “la compra de mercancía en Asia”, según lo especificado en los archivos encontrados en los Panamá Papers. Uno de sus depositantes más destacados son Induitex LTDA, con sede en Cúcuta, y SBT S.A,  registrada en Bogotá.

Ambas empresas textiles pertenecen al grupo Guberek Grimberg, que son una familia colombiana de origen rumano y polaco, que cayó en desgracia en 2013, después de la investigación relacionada con la caída de la Interbolsa (la principal corredora de bolsa del mercado bursátil colombiano). “Los Guberek disfrazaron los movimientos ilegales de dinero con exportaciones e importaciones ficticias a Panamá y Venezuela”, explica una nota publicada en el periódico El Tiempo de Colombia.

Las empresas de los Guberek hicieron depósitos frecuentes a la cuenta de Flametree Holdings Corp Limited en HSBC, entre 2007 y 2008. Así lo demuestran los balances enviados a Martin Lustgarten, que se encuentran entre los archivos del bufete Mossack Fonseca que filtraron a la luz pública. Estas operaciones no se mencionaron en las investigaciones realizadas por la familia colombiana en 2013, este esquema de transacciones utilizado por ellos con Interbolsa es parecido al que se empleó en la empresa venezolano en Hong Kong.

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close