Internacionales

En México están fabricando guitarras de “Coco”

Un ciudadano mexicano que lleva por nombre Ángel no pudo contener las lágrimas cuando sus padres le regalaron una guitarra blanca, casi idéntica a la del protagonista del filme Coco. Con sus acabados de color dorado, este instrumento salió de la ficción para convertirse en el boom de Paracho, “capital de la guitarra” en México.

Sin poder hablar mucho por la emoción, Ángel Gabriel, de 10 años, abrazó su flamante instrumento y acarició tímidamente las cuerdas, escuchando por primera vez sus acordes entre las paredes de ladrillo rojo y techo de lámina de su recámara en Paracho, un pueblito encerrado en las montañas boscosas de Michoacán.

Todo este rincón del oeste de México es conocido por las magníficas guitarras de madera fabricadas por sus artesanos desde el siglo XVIII, y es el principal productor del país con unas 900.000 al año, muchas de ellas exportadas a Estados Unidos.

 

Diseños que se utilizan en las guitarras

Sin embargo, los sobrios diseños de sus guitarras clásicas, casi siempre de madera natural, han sido reemplazados por el arrebato de la original guitarra de “Coco”: blanca con incrustaciones de nácar, adornada con una calavera negra y con maquinaria dorada para afinar las cuerdas.

Detrás de todo el aparador de su tienda, María Eugenia Gómez dice que no estaba preparada para “la fiebre de ‘Coco’”.

Entre tanto, la cinta de Disney-Pixar, que exalta la tradicional fiesta mexicana de Día de Muertos a través de la historia de Miguel Rivera, un niño que lucha por ser músico, venció el fin de semana el Globo de Oro a mejor filme animado y es seria candidata al Óscar. Es también la cinta más vendida en México de todos los tiempos.

Los diferentes artesanos y comerciantes de Paracho se sienten agradecidos con su paisano Germán Vázquez, el guitarrero que hace unos 25 años emigró indocumentado y que, después de conseguir la nacionalidad estadounidense y fundar su taller en Los Ángeles, creó junto a Pixar la guitarra que aparece en “Coco”.

Ahora con 64 años, Vázquez recuerda nostálgico su odisea clandestina para llegar a su sueño americano.

 

 

 

Artículos relacionados

Close