En Montevideo buscan terrenos para la basura

Uruguay.- Los sacos  y bolsas de desechos llegan a la usina de Felipe Cardoso en toneladas. Se esparcen, se aplastan y compactan, se cubren de tierra y la montaña de basura continúa subiendo.

El mismo procedimiento se emplea desde hace más de 30 años y los montones de basura alcanzan hasta los 40 metros de altura, pero hacia los lados el área se achica, y la comuna de la ciudad de Montevideo ya tiene en la mira otros terrenos para extender el basurero.

Según reseñó El Observador, la usanza de la tierra que se hace en esa franja de la vía Felipe Cardoso no es la ideal y se pretenderá modificar la lógica de enterrar y continuar sepultando residuos, manifestó el director de Desarrollo Ambiental, Fernando Puntigliano, durante una caminata por el sitio de disposición final de desechos realizada el pasado miércoles.

Los espacios que completen a las usinas de Felipe Cardoso pueden ser uno o dos, dijo. La comuna de Montevideo ya tiene en vista ciertos terrenos, y puso al tanto a la Dirección Nacional de Medio Ambiente.

De modo general, la idea es perfeccionar un sistema de compactación y hacer una expansión viable en áreas contiguas”, enunció Puntigliano a los medios de comunicación.

También manifestó a El Observador que se buscará reducir el espesor de residuos, al mismo tiempo de la superficie demandada para depositarlos, y así conformar un plan racional de expansión.

Esto se debe a que durante los últimos años la creación de basura se ha duplicado, alcanzando  poco más de un kilogramo por persona cada día, y la expectativa es que se acreciente.

Resultado de imagen para En Montevideo buscan terrenos para basura

A continuación del cerro de la ciudad de Montevideo, la basura de Felipe Cardoso es el punto más elevado de la capital, y a esa usina se le añaden cada día cerca de tres mil toneladas.

El inconveniente radica en que los residuos que llegan no se descomponen, y de continuar con la manera de tratamiento actual, al área de disposición le quedan unos dos años de vida útil.

“Todos los residuos que llegan son plástico y madera, que no se descompone. Un frasco de plástico tarda 500 años en descomponerse, ese es el inconveniente. El tiempo se encuentra en la clasificación”, declaró el representante de la usina, Raúl Blengio.