En Venezuela siguen negando la identidad a personas trans

Venezuela.-Amnistía Internacional Venezuela (AI) mantiene la campaña #StopTransfobia que busca dar a conocer los casos sobre negación de la identidad a personas trans y recolectar firmas a favor de ellas.

Durante los últimos años comprar cualquier artículo en Venezuela se ha convertido en un dolor de cabeza para los venezolanos porque el documento de identidad lo piden para todo en cualquier establecimiento comercial. Usted va a comprar una golosina y así el producto no esté regulado le pedirán el documento de identidad.

Una persona trans con reasignación de sexo no puede comprar un producto porque su nombre no coincide con su sexo, situación penosa para esas personas porque el Estado venezolano está en la obligación de promover, proteger y  garantizar los derechos humanos de toda su población.

Es por eso que desde Amnistía Internacional están recolectando firmas para exigir  al Registro Civil en Venezuela garantizar el cambio de nombre a las personas trans, siempre que cumplan con los requisitos establecidos en la ley en el siguiente enlace: amnistiaonline.org/StopTransfobia.

Cuando una persona no tiene documento de identidad se le violan los derechos a la salud, educación, empleo, y a la alimentación. Chrismar Landáez, de 39 años, tiene reasignación de sexo, sin embargo al asistir a una consulta médica y mostrar su cédula vivió un momento desagradable. Decidió no acudir más a ese consultorio.

Sam Marín, es un hombre trans de 41 años, con excelente hoja de vida, pero que no consigue empleo porque no dispone de documento de identidad, y las empresas administrativamente no saben cómo lidiar con un caso como el suyo. En su caso existe una incongruencia entre su nueva identidad de género y su identidad legal.

AI recolecta firmas para exigir al Registro Civil garantizar el cambio de nombre

Marín asegura que es jefe de hogar, tiene una hija de 17 años y tienen personas que dependen de él económicamente.

Francis Mora narra que en el Servicio Administrativo de Identificación, Migración y Extranjería, se nota una falta de un protocolo de atención a las personas trans, y siente que esa situación vulnera el derecho de ella y otras personas a su identidad.

Finalmente, Christina Yélamo cuenta que se vio forzada a dejar sus estudios universitarios porque no le permitieron firmar en la lista de asistencia con el nombre y el género con el que ella se identifica.