España denunció en la UE interferencia de Rusia

Por primera vez dentro de la historia, la crisis de Cataluña llegó a la mesa de un Consejo de ministros de la Unión Europea.

El jefe de la astucia española, Alfonso Dastis, ha denunciado este lunes ante el resto de socios europeos la interferencia de la maquinaria de propaganda de Rusia y Venezuela en Cataluña. 

Una interrupción asentada en la difusión a través de redes sociales de mensajes falsos y manipuladores de apoyo a los secesionistas con un objetivo desestabilizador tras el referéndum del 1-O.

Se dio a conocer que el Gobierno dispone de “datos sobre cómo el tráfico posterior en las redes al referéndum pasó particularmente por redes situadas en Rusia y en otros países”, ha explicado el ministro de Exteriores.

Dastis no descarta que la propagación de fake news vuelva a intensificarse durante la campaña para las elecciones catalanas del 21-D. “No me extrañaría. Seguiría una pauta que ha ocurrido en otras elecciones”, explicó.

España apoya a Cataluña

En una entrevista con algunos medios de comunicación, el mandatario español Mariano Rajoy, sostuvo que el apoyo a la independencia de Cataluña en las redes sociales ha seguido los mismos canales que otros movimientos antieuropeos como el brexit o el populismo de extrema derecha. “Había muchos perfiles falsos entre las cuentas españolas de Twitter sobre Cataluña. Más del 50% estaban registrados en Rusia y el 30% en Venezuela. Sólo el 3% eran reales“, aseguró el presidente.

Por su lado, la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, que también ha participado en la reunión de Bruselas, subraya que todavía no está claro si es el propio Gobierno de Vladimir Putin el que está detrás de la mediación en Cataluña o viene de entidades privadas, aunque ha defendido que la UE debe implicarse más en la lucha contra este tipo de ciberataques. 

De cualquier forma, el Ejecutivo de Mariano Rajoy ha protestado oficialmente por el papel de Moscú en la crisis catalana ante la embajada rusa en Madrid, explican fuentes diplomáticas.

En tanto la tesis del presidente ruso, Vladimir Putin, de que ha sido la propia UE la que abrió la caja de Pandora de la crisis catalana al reconocer la independencia unilateral de Kosovo, España hace valer que siempre ha mantenido una posición cooherente de defensa de la unidad territorial de los países. Sigue sin mostrarse de acuerdo con Kosovo.