España: entre las mejores naciones en atención sanitaria

España.- El sistema sanitario del país español se encuentra en el top ten mundial. Así lo afirmó un nuevo informe divulgado en la revista The Lancet, que estaciona a la nación europea en el octavo puesto de un ránking que cataloga la atención y la accesibilidad a la sanidad entre 200 naciones del mundo.

España consigue 90 de 100 puntos capitales en una lista que lideran Andorra con 95 puntos,  la República de Islandia con 94 puntos, y Suiza con 92. Por su parte, Suecia y Noruega continúan en el listado y, en cuanto a Australia y Finlandia, éstas preceden a España con 90 puntos; perfeccionando los puestos más predilectos de la clasificación la República de Holanda, con 90 puntos, y Luxemburgo, con 89.

Según reseñó el portal de El Mundo, el informe representado y elaborado por Christopher Murray, quien es garante del Instituto de Evaluación y Métrica Sanitaria de la Universidad de Washington (Estados Unidos), valoró la capacidad sanitaria que, entre los años 1990 y 2015 desplegaron naciones de todo el mundo. Para ello, se fundamenta primariamente en el estudio de las tasas de mortalidad de 32 patologías que pueden batallarse con una ajustada atención médica.

De acuerdo a las cifras de la investigación, el sistema de salud de España mejoró de manera significativa durante los últimos 25 años, añadiendo 15,7 puntos desde el año 1990. La evaluación pone en evidencia que España consigue la puntuación máxima en el abordaje de la patología de sarampión, el tétanos y la difteria, todas ellas padecimientos prevenibles mediante la inmunización. Y presenta 99 puntos en la vigilancia de los inconvenientes coligados a la maternidad y las infecciones del tracto respiratorio superior.

Resultado de imagen para España está entre las mejores naciones en atención sanitaria de salud

A cambio, las calificaciones más bajas hacen alusión al tratamiento del linfoma de Hodgkin, con 64 puntos, o el cáncer sanguíneo, con 66 puntos. En los 25 años valorados, 167 han experimentado optimizaciones en el acceso y la disposición de sus programas y operativos sanitarios.

No obstante, el análisis igualmente detectó y valoró un acrecentamiento y desnivel de las desigualdades. Si en el año 1990 las desigualdades entre las naciones con mejor y peor apoyo sanitario se alternaba entre los 84,7 y los 23,1 puntos, en el año 2015 esta condición se desarrolló a los 66 puntos de diferencia.