España: Violencia de género es algo normal para 1 de cada 4 jóvenes

La violencia de género es un problema de primer orden en España; sin embargo, para una parte de la población no se trata de una realidad alarmante.

A pesar de que en 15 años, 900 mujeres han sido asesinadas por su pareja, una porción de los españoles no considera que se trata de una grave problemática.

Un tema sobre el que se exagera

Según un estudio realizado por el Centro Reina Sofía, uno de cada 5 ciudadanos (21,2%), de entre 15 a 29 años, asegura que la violencia de género es un tema sobre el que se exagera.

Mientras que 27,4% lo ve como una conducta normal en una pareja.

De igual forma, la mayoría de los encuestados no perciben la vigilancia constante, celos o acoso como actos violentos.

Aunque el número de personas que lo señala como un problema social ha aumentado (más de 87%), el 30% apunta al incremento de inmigrantes como la causa.

Mientras que el 7% sentencia que es un fenómeno inevitable, que siempre existirá aunque no sea algo correcto.

En cuanto a la relación entre grado de instrucción y sexo con el tema, se observó que los hombres, con niveles de estudio inferiores, tienden a normalizar la violencia hacia la mujer.

De acuerdo con Anna Sanmartín, directora de entro encargado del estudio, las mujeres suelen identificar más actos como violentos y ejercen menos violencia”.

 

Ellas Vs. Ellos

Al indagar sobre desigualdades de género, se encontró que 3 de cada 4 jóvenes perciben que las féminas tienen menos oportunidades de obtener un buen salario o acceder a puestos superiores en una empresa.

Asimismo, 62.4% afirma que las mujeres tienen muy pocas facilidades para hallar un empleo.

Otras discriminaciones

El estudio también consultó sobre otro tipo de exclusiones que premian a nivel laboral.

La orientación y la identidad sexual son percibidas como principal motivo de discriminación por el 47,9%.

Le siguen el origen étnico o la raza (45,1%), aspecto físico (38%) y nacionalidad (29,3%).

Por otra parte, 23,7% considera que hay discriminación basada en el género, más allá de razones económicas, intelectuales, edad o religiosa.

El sondeo involucró a 1.247 jóvenes y fue realizado este año.